Los centros de pensamiento son claves en la consolidación democrática de los Estados

En un panel que analizó “Porqué los Centros de Pensamiento Importan en la construcción de políticas públicas”, especialistas del ámbito jurídico y de la economía resaltaron los aportes de los think tank a la sociedad, a través de su incidencia en la formulación de políticas públicas y la generación de debates que visibilizan los problemas y sus posibles soluciones.

El director de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), Servio Tulio Castaños; el abogado y académico Flavio Darío Espinal; el economista Frederic Eman-Zade y Nathanael Concepción, director del Observatorio Político Dominicano (OPD), integraron el panel, moderado por Marco Herrera, director de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), este miércoles 27.

La actividad fue organizada en el marco del lanzamiento del 2015 Global Go To Think Tank Index Report. Este forma parte del Think Tank and Civil Society Program del Lauder Institute de la Universidad de Pennsylvania.

Tras celebrar la selección de Funglode en varias categorías del citado ranking, Herrera presentó a los panelistas, indicando la pertinencia de evidenciar con el conversatorio el camino y los aportes de los centros de pensamientos en el país y el mundo.

Concepción introdujo el panel resaltando que los centros de pensamientos juegan un papel importante en el proceso de formulación de políticas públicas y la colocación de temas claves en la agenda política. Al mismo tiempo ponderó la contribución que hacen al dar visibilidad política a problemas que afectan a la sociedad.

El director del OPD citó como ejemplo los temas medioambientales. Los centros de pensamientos, dijo, han ayudado a elevarlos a la agenda política y han contribuido a crear conciencia sobre estos.

En el caso dominicano, y particularmente del centro de pensamiento en el que labora, Funglode, Concepción destacó su aporte a la formulación de las propuestas de la Ley No. 108-10 para el Fomento de la Actividad Cinematográfica en la República Dominicana. También se refirió al papel jugado por FINJUS, Funglode y el Instituto Global de Altos Estudios en Ciencias Sociales (IGLOBAL) al identificar la problemática que había en torno al derecho internacional privado e impulsar, luego, una ley en el país.

Espinal se refirió al contexto en los que se multiplicaron los centros de pensamientos en Estados Unidos. Recordó que hacia los años 60, con las universidades consolidadas, surgió la necesidad de tener un puente entre la academia y la política, el cual fue asumido por los think tank. La expansión del Estado en el gobierno de Lyndon Johnson, rememoró, dio lugar a la creación de la Heritage Foundation con su enfoque conservador, que puso en la agenda de debate la necesidad de achicar el Estado y reducir la carga impositiva.

También hizo alusión al papel del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), que surgió con menos militancia política, entre otros.

Al ponderar al aporte de los centros de pensamiento al debate sustentado en ideas, trajo a colación el problema que se presenta en la República Dominicana con los partidos políticos, los cuales, dijo, se han alejado cada vez más de las ideas “y hay una actitud muy anti intelectual y un desapego al pensamiento intelectual”.

“Evidentemente los partidos políticos se nutren exclusivamente de sus propios miembros y de sus propias lógicas internas, pero no hay un interés de parte de los liderazgos políticos de volver a una época en donde había un interés en los debates ideológicos, argumentó el exembajador dominicano en Estado Unidos.

Agregó que “hay que hacer un alto en el camino y ver cómo vamos a asumir los retos del porvenir como sociedad en múltiples ámbitos”, y a continuación resaltó el aporte de Funglode por generar una diversidad de temas de debates. “Siempre hay una actividad, un grupo de trabajo, una conferencia, o un seminario”, comentó.

Castaños tomó luego el turno en el panel destacando los frutos de FINJUS en sus 25 años de trabajo. Dijo que ese aniversario es en sí una buena noticia, porque ha logrado perseverar. Recordó que la institución fue creada por connotados juristas y grupos económicos que veían las carencias institucionales que había en el país.

El director de FINJUS enumeró buena parte de los aportes que ha hecho la institución y su incidencia desde diferentes tribunas, incluidas publicaciones en periódicos, comparecencias en los medios, acercamientos y debates con organismos públicos, como el Congreso Nacional, entre otros.

Recordó los roles claves que ha jugado FINJUS en las reformas constitucionales de 1994 y 2010; las tareas que ha asumido acompañando al Congreso en la formulación de leyes, siempre desde un punto de vista holístico, no de manera individual.

Enalteció las aportaciones de los centros de pensamientos y cuestionó, de paso, que FINJUS no sea incluida en el Global Go To Think Tank Index Report, a pesar del trabajo que ha desarrollado.

Eman-Zade compartió sus vivencias en el equipo que creó Funglode junto a expresidente Leonel Fernández y la transcendencia de las iniciativas que asumieron para impactar positivamente la sociedad dominicana. Las múltiples actividades formativas, conferencias, y sesiones de debate fueron parte del inventario que hizo para destacar su desempeño y logros.

También destacó que desde sus inicios, Funglode se planteó servir desde un ámbito neutral. “Aquí todo el que viene puede hacerlo e intervenir, pero con argumentos”, dijo, y resaltó la transparencia que prima en las tareas que se asumen.

El economista, quien fue director ejecutivo de Funglode durante varios años, puso de relieve el trabajo que realizan los centros de estudios y las iniciativas de Funglode para prohijar políticas públicas. El más reciente es RD-2044, el cual se lanzará formalmente a principios de febrero.

Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes