La alcaldía de Puerto Plata debe recuperar el liderazgo y la autoridad en la gestión de la ciudad

Desde hace bastante tiempo, que el actual modelo de gestión municipal, encabezado por el alcalde Walter Musa, ha carecido de un plan estratégico de desarrollo a nivel local, lo que ha impedido organizar el territorio mediante un proceso de planificación y descentralización municipal. 

Ese liderazgo y autoridad del poder municipal, se ha perdido por la carencia de visión y competencia de nuestras autoridades municipales del verdadero proyecto de ciudad, que aspiramos los puertoplatenos.

La alcaldía durante un largo tiempo se ha mantenido al margen de nuestra principal actividad económica, como es el turismo, lo que ha imposibilitado converger y consensuar con el empresariado, la sociedad civil, sectores comunitario sobre la agenda del desarrollo local.

Esa falta de visión y de competencia, en cuanto al desarrollo del proyecto de ciudad y la gestión del territorio, de parte de nuestras autoridades municipales, ha debilitado la institucionalidad del cabildo, pues otros han tenido que hacer, lo que ha dejado de hacer la municipalidad.

Por eso, nos encontramos en situaciones muy enojosas y de violación a la ley municipal, de instituciones y organizaciones, en incursionan en el territorio violando la competencia, que le corresponde al cabildo, a pesar que instituciones, como, Turismo, CESTUR, CLUSTER, AMET, Medio Ambiente y otras, guardan elementos vinculantes con la municipalidad.

Esto ha llevado, a que muchas de esas entidades, se colocan por encima de la autoridad del cabildo, en particular de su sala capitular, afectando la institucionalidad y violando la ley.

Los ejemplos de estas violaciones, son muchos, solo basta ejemplarizar la labor que ha tenido turismo, convirtiéndose en determinado momento en el rector de la ciudad, la construcción del Anfiteatro, fue un verdadero engendro de las violaciones de las leyes municipales y nacionales, donde la autoridad institucional del cabildo, quedo completamente afectada y deteriorada ante la ciudadanía.

Y, el ejemplo más reciente de violación a la ley municipal, lo constituye la construcción del local de CESTUR, sin atravesar por los procedimientos de ley, se han planteado construir un parqueo, en la que la sala capitular se ha visto compelida a intervenir y recuperar la autoridad del cabildo y la institucionalidad.

La política de dejar hacer y dejar pasar, que ha practicado el cabildo por mucho tiempo, debe ser dejado a un lado y recuperar su autoridad y liderazgo, en la que nada ni nadie se debe colocar por encima del imperio de la ley.

Amagar y no dar, no es un buen remedio para recuperar el liderazgo muncipal.

Juan Francisco Payero Brisso
Con la tecnología de Blogger.