América Latina y el Caribe retomará tenue crecimiento en 2017 en medio de incertidumbres sobre la economía mundial

Tras dos años seguidos de contracción, América Latina y el Caribe tendrá en 2017 un modesto crecimiento de 1,3%, según nuevas proyecciones entregadas hoy por la CEPAL.

El organismo regional de las Naciones Unidas dio a conocer su informe anual Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2016, en el cual llama a dinamizar el impulso de inversión público-privado para retomar el crecimiento de corto y largo plazo y hacer frente a los riesgos y crecientes incertidumbres del escenario internacional.

“Estamos en un punto de inflexión. América Latina y el Caribe volverá a crecer pero de manera moderada y sin motores claros que la impulsen. Su recuperación será frágil mientras se mantengan las incertidumbres del contexto económico, en particular las tendencias proteccionistas recientemente observadas. Por ello retomar la senda del crecimiento regional requiere mucha cautela y revertir la dinámica del proceso de inversión, lo que demanda una importante movilización de recursos financieros”, declaró Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en Santiago, Chile, durante la conferencia de prensa en la que se presentó el documento.

Según el informe, la región finalizará 2016 con una contracción promedio de 1,1%. América del Sur será la subregión más afectada, con una caída de -2,4%, mientras que el Caribe se contraerá 1,7% y Centroamérica tendrá un crecimiento positivo de 3,6%.

Agrega que la tasa de desempleo urbano muestra una tendencia alcista y podría terminar 2016 en 9% -muy superior al 7,4% registrado en 2015- debido a la disminución de la tasa de ocupación y al aumento en la tasa de participación laboral. La inflación, en tanto, muestra niveles diferentes entre las subregiones. En América del Sur pasó de 9,2% en septiembre de 2015 a 10,9% en igual mes de 2016, mientras que las economías de Centroamérica y México (como grupo) pasaron de registrar una inflación (acumulada a 12 meses) de 2,5% en septiembre de 2015 a 3,4% en septiembre de 2016.

En relación a las proyecciones de crecimiento para 2017, una mejora en los precios de las materias primas beneficiaría los términos de intercambio de América del Sur, subregión que repuntaría con un alza en su PIB de 0,9%, mientras que el Caribe crecería 1,3%, principalmente por la actividad turística. Centroamérica, en tanto, se expandiría 3,7%.

La mayor demanda externa beneficiaría en general a la región en 2017, sumado a una recuperación del comercio intrarregional debido al mejor desempeño de las economías del sur. Sin embargo, las incertidumbres del contexto internacional tendrán efectos diferenciados en los distintos países y subregiones de América Latina y el Caribe y contribuirán a acentuar las diferencias subregionales en función de la orientación productiva y comercial de las economías, señala el informe.

Por otro lado, si bien se prevé la continuidad de la política monetaria expansiva por parte del Banco Central Europeo y del Banco Central de Japón hasta fines de 2017, la normalización de las tasas de interés en Estados Unidos puede conllevar un reacomodo de los precios de los activos financieros, volatilidad financiera y aumentos en los costos de financiamiento para la región.

Ante esta coyuntura, la CEPAL recomienda a los países seguir fomentando la inversión mediante políticas económicas contracíclicas, con aumentos de productividad además de medidas fiscales activas y ajustes inteligentes. El organismo llama también a reducir la evasión y elusión –que llega al 6,7% del PIB regional-, cautelar el gasto público, revisar la estructura de subsidios (especialmente a los combustibles) e incentivos y reorientar hacia la promoción de inversiones y gasto social esencial. “El desafío del salto ambiental que propone la CEPAL da el marco estratégico para las oportunidades de inversión e innovación”, recalca el documento.

RD seguira crecimiento en el 2017

La CEPAL estima que el crecimiento económico de la República Dominicana en 2016 se mantendrá por encima del producto potencial, ubicándose en 6,4% (frente al 7,0% en 2015). Esta expansión se sustenta en el dinamismo de la minería, la construcción, el turismo y el sector agropecuario. De acuerdo con el programa de consolidación fiscal, se prevé que el déficit del gobierno central sea de un 2,3% del PIB al término de 2016, lo que implica un superávit primario cercano al 0,6% del PIB. La disminución de las importaciones de combustibles- producto del bajo nivel del precio internacional de petróleo-, junto con el dinamismo de los flujos de turistas y las remesas, compensarán la baja de las exportaciones de bienes (tanto nacionales como de las zonas francas) y arrojarán una disminución del déficit de cuenta corriente, del 1,9% del PIB en 2015 al 1,7% en 2016. Al cierre del año la inflación se ubicará por debajo del límite inferior del rango meta del banco central (del 3,0% al 5,0%). Por su parte, la expansión de la actividad económica incidirá en una reducción de la tasa de desocupación abierta en 2016. 

Los esfuerzos del gobierno para equilibrar las cuentas públicas se verán reflejados en una continuación de la tendencia a la baja del déficit público, observada desde 2012. Si bien a agosto de 2016 los ingresos totales anotaron una caída interanual del 19,7% en términos reales, cabe recordar que este resultado se debe al efecto pasajero de ingresos en 2015 por una transacción extraordinaria de recompra a descuento de la deuda de PETROCARIBE (que fue contabilizada como ingreso en el apartado de donaciones del exterior, de acuerdo con las normas del FMI). Excluyendo el impacto de esta transacción, los ingresos totales habrían registrado un aumento real del 5,6% durante este periodo. En ello incidió el crecimiento del 5,4% de los ingresos tributarios. 

Por su parte, a agosto los gastos totales se incrementaron un 11,4% en términos reales, con los gastos corrientes y los de capital anotando alzas del 10,7% y 15,1%, respectivamente. Este marcado crecimiento se explica por la mayor ejecución del presupuesto en el periodo previo a las elecciones presidenciales celebradas en mayo. Sin embargo, se espera una desaceleración en la segunda mitad de 2016, lo que arrojaría un resultado de las cuentas públicas en línea con lo proyectado en el Presupuesto 

Nacional para el cierre del año (2,3% del PIB). 

A septiembre de 2016, la deuda pública era equivalente al 37,0% del PIB (un 24,0% correspondiente a la deuda externa y un 13,0% a la interna), cifra superior al 35,4% del PIB observado a finales de 2015. El incremento responde al saldo deficitario de las operaciones del gobierno, que fue financiado en parte por la emisión de dos bonos soberanos en enero y en junio, por un monto total de 1.500 millones de dólares. 

La tasa de política monetaria se mantuvo sin cambios durante los primeros nueve meses de 2016; en octubre se incrementó en 50 puntos base para ubicarse en 5,50%, movimiento que apunta hacia una orientación más restrictiva de la política. En esta decisión incidieron la expansión sostenida de la actividad económica dominicana a 

República Dominicana: PIB e inflación, 2014-2016 

un ritmo superior a su potencial, la perspectiva de un repunte de la inflación durante el próximo año- producto del alza prevista del precio internacional de petróleo-, la mayor incertidumbre y volatilidad de los mercados financieros internacionales y, por último, la previsión de un aumento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos. 

Con respecto a las tasas de interés del resto del sistema financiero, en septiembre el promedio de la tasa activa nominal de la banca múltiple se ubicó en 14,87%, 0,63 puntos porcentuales por debajo del cierre de 2015. Por su parte, el promedio de la tasa pasiva nominal registró una baja de 0,84 puntos porcentuales durante este mismo periodo, con lo que se ubicó en 6,50%. Del mismo modo, las tasas reales activas y pasivas anotaron reducciones de 1,22 y 0,31 puntos porcentuales para ubicarse en 11,91% y 3,79%, respectivamente. En el periodo de enero a septiembre el crédito destinado al sector privado se expandió un 12,5% en términos interanuales, asociado con el dinamismo de la demanda interna, con una orientación hacia los sectores de construcción, comercio, y hoteles y 

c/ Una tasa negativa significa una apreciación real. Se refiere al tipo de cambio real efectivo mundial. d/ Dato al mes de abril. e/ Datos al mes de octubre. f/ Tasas de Certificados de depósitos y/o depósitos a plazo a 90 días. g/ Tasa de interés activa preferencial. h/ Incluye errores y omisiones. 

1,5% respecto del valor de cierre de 2015, mientras que el tipo de cambio real bilateral exhibía una depreciación del 2,4%. La mejora de los términos de intercambio y, en particular, la reducción de la factura petrolera incidieron en mantener la depreciación en niveles moderados. Las reservas internacionales netas registraron un saldo de 4.939 millones de dólares en septiembre (7,0% del PIB), lo que representa una reducción de 257 millones de dólares con respecto al cierre de 2015. 

El valor de las exportaciones totales observó una disminución interanual de un 2,1% en el primer semestre del año, producto de menores exportaciones nacionales y de zona franca (1,9% y 2,2%, respectivamente). En cuanto a los envíos nacionales, el dinamismo de las exportaciones de oro y productos agropecuarios no fue suficiente para contrarrestar la caída de las exportaciones industriales. En zonas francas, el buen desempeño de equipos médicos compensó parcialmente las bajas registradas en las exportaciones de textiles y productos eléctricos. Por su parte, las importaciones anotaron una reducción marginal del 0,3%. El dinamismo de la demanda interna se vio reflejado en el notable aumento de las importaciones de bienes de consumo y de capital, frente a una evolución negativa de las compras al exterior de combustibles y de zonas francas. 

Debido a la sostenida expansión de los flujos de remesas e ingresos por concepto de turismo, que a septiembre crecieron un 4,7% y un 10,0%, respectivamente, se prevé una ligera disminución del déficit de la cuenta corriente al cierre de 2016. Por su parte, la inversión extranjera directa alcanzó 1.092 millones de dólares en el primer semestre, lo que representa un aumento del 8,0% comparado con el mismo lapso de 2015; se destinó principalmente a los sectores de comercio e industria, minería y turismo. 

Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe ▪ 2016 3 Versión no editada 

El PIB se expandió un 6,9% de enero a septiembre, en términos interanuales. Destacó el buen desempeño de los sectores de minería, construcción, y agropecuaria. Por el lado de la demanda, la expansión sigue impulsada por el consumo- tanto público como privado-, y por la formación bruta de capital. En esta última variable inciden los proyectos de infraestructura vial, así como las inversiones en el sector turístico, y la construcción de escuelas y de viviendas de bajo costo. 

En octubre, la inflación interanual se ubicó en 0,9%, lo que obedece al descenso del precio de los alimentos- producto del repunte de la producción agrícola en 2016- y del precio internacional de petróleo. La inflación subyacente interanual se ubicó en 1,8%. Por su parte, el dinamismo de la actividad económica incidió en la reducción de la tasa de desocupación abierta del 6,0% en abril de 2015 al 5,7% en abril de 2016. 

Para 2017, la CEPAL estima un crecimiento real del PIB en torno al 6,2%, impulsado por la sostenida expansión de los sectores de construcción, minería y turismo. La recuperación esperada en el precio internacional de petróleo generará presiones que podrían hacer converger la inflación al rango meta del banco central, después de mantenerse por debajo de este en los últimos dos años. Asimismo, se observará un aumento del valor de las importaciones de combustibles, que será parcialmente contrarrestada por el dinamismo de las exportaciones mineras y de los flujos de remesas y turistas al país. Como resultado, el déficit de la cuenta corriente se ampliará moderadamente para alcanzar el 2,0% del PIB. Se espera que el déficit del gobierno central se sitúe en torno al 2,3% del PIB. 












Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes