La matanza de Berlín, un "acto terrorista" cometido probablemente por un demandante de asilo

La canciller alemana, Angela Merkel, calificó este martes de "atentado terrorista" el ataque contra un mercado de Navidad de Berlín que dejó doce muertos e indicó que su autor era probablemente un demandante de asilo.

El ataque, que movilizó toda la noche a investigadores y equipos de salvamento alrededor del semirremolque y las doce víctimas que yacían alrededor, dejó también 48 heridos, algunos de ellos graves.

"Sé que para nosotros sería particularmente difícil de soportar si se confirma que este acto ha sido cometido por una persona que ha pedido protección y asilo en Alemania", declaró Merkel en televisión en su primera reacción tras la matanza.

"Sería particularmente odioso para todos los alemanes comprometidos día tras día en ayudar a los refugiados y para toda la gente que necesita nuestra protección cada día y se esfuerza por integrarse", afirmó.

Merkel, que se dijo "horrorizada, consternada y muy triste", confirmó así implícitamente que el sospechoso detenido la víspera era un demandante de asilo.

Según los medios alemanes, se trata de un paquistaní o un afgano llegado este año a Alemania.

La canciller prometió esclarecer "cada detalle" y que el crimen "será castigado con toda la firmeza de nuestras leyes".

La mandataria, no obstante, podría enfrentarse a un nuevo aluvión de críticas por su generosa política de inmigración.

La extrema derecha asegura que ha puesto en peligro su país al acoger a 900.000 refugiados en 2015. Otros 300.000 llegaron a Alemania en 2016.

Por otro lado, Merkel indicó que acudiría al lugar del ataque, un mercado situado junto a un célebre monumento de Berlín.

El ministerio alemán de Interior había confirmado poco antes de la comparecencia de Merkel que la matanza cometida la víspera por un camión era efectivamente un "atentado", pero descartó cerrar los mercados de Navidad en Alemania.

"Poco importa lo que lleguemos a saber sobre las motivaciones y el móvil del asaltante, no debemos dejar que nos roben nuestro modo de vida fundado en (el concepto de) libertad", declaró el ministro Thomas de Maizière.

Por otro lado, el ministerio del estado regional de Brandeburgo, vecino de Berlín, había confirmado que el ciudadano polaco encontrado muerto en el interior del camión tras el ataque fue asesinado con un arma de fuego.

"Es una víctima y no un atacante", añadió, incluyéndolo entre las 12 personas muertas en el atentado.

La investigación ha sido confiada a la fiscalía antiterrorista alemana.

Según el tabloide Bild, el conductor del camión, que lanzó el vehículo contra los visitantes de uno de los mercados de Navidad más frecuentados de la capital alemana, es un paquistaní de 23 años, que fue detenido poco después.

Al parecer, hizo la ruta de los Balcanes y llegó a Alemania como demandante de asilo en febrero de 2016.

Según varios medios alemanes, la policía llevaba a cabo sus pesquisas este martes por la mañana en uno de los grandes centros de refugiados de Berlín, en el barrio de Tempelhof, donde podría haberse albergado el sospechoso, que fue interrogado poco después de los hechos.

Un balance provisional del ataque dio cuenta de al menos "12 muertos" y 48 personas hospitalizadas, algunas de ellas en estado grave.

Por el momento, no se han revelado las identidades de las víctimas.

Las banderas de los edificios públicos ondeaban esta mañana a media asta, según el ministerio del Interior, y a las 11H00 GMT se celebrará una ceremonia de recuerdo de las víctimas en la catedral de Saint-Hedwige, en el centro de la ciudad.

- 'Los mercados navideños seguirán abiertos' -

Este martes, las autoridades alemanas indicaron que, pese a lo ocurrido, los mercados navideños permanecerán abiertos durante las fiestas.

El mercado de Navidad está situado en pleno centro de Berlín, a dos pasos de la iglesia del Recuerdo, destruida durante la Segunda Guerra Mundial y una de las principales atracciones turísticas de la ciudad, y de una avenida muy comercial, Kurfürstendamm.

Los accesos al lugar fueron inmediatamente bloqueados por las fuerzas del orden, que este martes se afanaban sobre el parabrisas parcialmente reventado del camión.

"Sólo vi un gigantesco camión negro que irrumpió en el mercado y arrolló a tanta gente; después las luces se apagaron y todo estaba destruido", explicó la australiana Trisha O'Neill a la cadena de televisión Australian Broadcasting Corporation.

Había "sangre y cuerpos por todas partes", incluso de niños y de ancianos, añadió.

"Veía a gente trasladada en ambulancias, y seguía y seguía, y parecía que no iba a terminar nunca", dijo por su parte Sabrina Glinz a la cadena britániaSky News, considerando "imposible" que la acción del conductor fuera accidental.

Las reacciones de solidaridad se han multiplicado, de Francia a Estados Unidos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, condenó este martes el "cinismo y brutalidad" del ataque, un día después de que su embajador en Ankara fuera asesinado por un policía turco.

Por su parte, el presidente François Hollande advirtió sobre un "alto nivel de amenaza terrorista" en Francia. Nos enfrentamos a un "alto nivel de amenaza", pero tenemos un "operativo de seguridad" a gran escala, declaró el jefe del Estado francés en una declaración desde el palacio del Elíseo, en la que expresó su "solidaridad" con Alemania.

El drama de Berlín recuerda al atentado de Niza del 14 de julio, reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI). Entonces, un camión mató a 86 personas al embestir contra una multitud que festejaba la fiesta nacional de Francia.

El uso de vehículos, especialmente camiones, para embestir a "infieles" en lugares concurridos para provocar el mayor número posible de víctimas es preconizado por los grupos yihadistas desde hace tiempo.

Hasta ahora, Alemania no había sufrido ataques masivos, pero sí algunos ataques aislados como los dos separados protagonizados este verano por un sirio y un demandante de asilo probablemente afgano.

Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes