May se compromete a que el Parlamento británico vote el acuerdo final sobre el 'Brexit'

La primera ministra británica, Theresa May, ha confirmado este martes que someterá a votación del Parlamento el acuerdo definitivo al que llegue con Bruselas para la salida del Reino Unido de la Unión Europea. En el palacete de Lancaster House, en Londres, May ha pronunciado un esperado discurso sobre su estrategia para el Brexit, tras meses de ambigüedad que han soliviantado a la oposición política y provocado inestabilidad en los mercados. 

Tras caer casi un 20 % desde el pasado referéndum, la libra esterlina ha experimentado este martes su mayor repunte diario desde octubre de 2008 ante la garantía de May de que las dos cámaras del parlamentarias -comunes y lores- votarán sobre el acuerdo definitivo con la Unión Europea antes de que entre en vigor, previsiblemente en 2019.

Al explicar sus planes, la premier ha argumentado que, a diferencia de otros países europeos, el Reino Unido no tiene una Constitución escrita y que la soberanía parlamentaria es la base de su "acuerdo constitucional no escrito".

May está pendiente además de conocer este mes un dictamen del Tribunal Supremo que podría obligarle asimismo a consultar con el Parlamento antes de activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, lo que dará inicio al periodo de dos años de negociaciones con la UE.

El Gobierno de la primera ministra recurrió la sentencia del Tribunal Superior de Londres que, el pasado noviembre, dictaminó dio la razón a un grupo de ciudadanos en un veredicto histórico y dictaminó que el Ejecutivo debe recibir autorización del Parlamento antes de iniciar el proceso de salida de la Unión Europea.

Además, la primera ministra ha confirmado que el Reino Unido convertirá las actuales leyes comunitarias en legislación británica cuando salga de la UE, pero será el Parlamento el que decida después qué cambios se harán en cada una de las normas legislativas. "Esto le dará al país la máxima certeza mientras salimos de la UE. Las mismas reglas y leyes se aplicarán el día después del 'brexit', igual que antes. Será el Parlamento británico el que decida sobre cualquier cambio a la ley después de un escrutinio y adecuado debate parlamentario", ha explicado May.

El Reino Unido abandonará el mercado único europeo

En este sentido, la política conservadora, que llegó al poder en julio pasado tras la dimisión de David Cameron por la victoria del Brexit en el referéndum del 23 de junio, ha dicho que el Reino Unido también dejará la jurisdicción del Tribunal de Justicia europeo. "Vamos a controlar nuestras propias leyes".


“El Reino Unido no estará mitad dentro, mitad fuera de la UE“

Asimismo, May ha asegurado que no habrá una salida "parcial" de la UE. El Reino Unido no estará "mitad dentro, mitad fuera" de la UE, y, por tanto, abandonará también el mercado único europeo, aunque -ha dicho- intentará negociar un acuerdo comercial "lo más amplio posible" con la UE. La premier ha explicado que la permanencia en el mercado único significaría en la práctica que este país no sale de la UE, como se votó en el referéndum del 23 de junio de 2016, porque aún estaría sometido a la legislación europea.

La líder conservadora ha insistido en que intentará conseguir "un acuerdo ambicioso de comercio libre" con los 27 y "máximo acceso al mercado único en base totalmente recíproca", aunque también ha remarcado que prefiere acabar sin pacto que aceptar uno que perjudique los intereses del país.

Ha señalado también que quiere salir de la unión aduanera, porque continuar en ella "impediría firmar acuerdos comerciales" con otros países de fuera de la UE, pero querría conservar acuerdos concretos de ausencia de tarifas para sectores y mercados específicos. May ha insistido en que quiere "un acuerdo tarifario" con Bruselas, lo que podría significar algún tipo de pertenencia parcial a la unión aduanera.

Control de los inmigrantes

La primera ministra ha aceptado que el Reino Unido probablemente tenga que continuar haciendo contribuciones a la UE una vez abandone el bloque, dependiendo del acuerdo que negocie, pero estas serán "relativamente pequeñas" comparadas con las que hace actualmente.

También ha abogado por un acuerdo "transitorio" entre Londres y Bruselas que permita aplicar de forma ordenada el nuevo marco resultante de la negociación del Brexit.

En su discurso May también ha dicho que quiere garantizar los derechos de los comunitarios que viven en el Reino Unido y los de los británicos que residen en el continente europeo "lo antes posible", y que el Reino Unido controlará el número de inmigrantes que entran en el país una vez que se retire de la UE.

Asimismo, la primera ministra británica ha prometido que el Reino Unido seguirá compartiendo material de inteligencia con sus socios europeos una vez que salga de la UE, a fin de combatir el crimen y el terrorismo.
Con la tecnología de Blogger.