El Dilema De Nuestros Comunicadores y Periodistas

Todo comunicador o periodista que se dedique a construir opinión pública, debe ser objetivo y demostrar responsabilidad en la manera de informar.

Hoy la profesión, la ética y el propio código de odontológico del periodismo están en crisis, se hace necesario volver de nuevo a los principios, valores y obligaciones de la responsabilidad del periodista.

Uno de los principios del periodismo, es obtener los hechos lo más aproximado a la realidad y para hacerlo se debe estar muy apegado a la verdad, a la precisión y garantizar que los hechos hayan sido verificados.

No hay que correr para informar a la ciudadanía, usted como comunicador o periodista podrás dar el llamado ´´palo periodístico¨, pero el que da la información de último, lo más probable que lo haga mejor, con mayor objetividad, precisión y veracidad.

Muchos de nuestros comunicadores se meten en esfera de conflictos, porque no ejercen su función de contrapeso frente al poder, sea este político, económico, ‘o eclesiástico, pierden su rol de independencia y de real apego a la verdad.

El comunicador o periodista solo debe estar del lado de la verdad, defendiendo los intereses de la mayoría y no intereses específico.

Para contar la historia de un hecho, el comunicador o periodista debe ser equilibrado y ver la noticia dentro de un contexto para informar de manera imparcial, esto contribuye a ganar credibilidad y confianza, algo que no está ocurriendo hoy, en muchos comunicadores y periodistas, que ejercen este oficio o profesión.

La función de informar y opinar de un periodista no debe estar dirigida a nadie en particular, ni para atropellar, ni intimidar ni chantajear, solamente cumplir con decir la verdad y realizar la importante función de contribuir a formar ciudadanía.

El comunicador o periodista debe ejercer su profesión de manera responsable y justa, dando a conocer los hechos de manera objetiva y veraz.

Debe ser crítico y autocritico y no convertirse en juez de los hechos y de los actores, que gravitan en el mismo, pues su labor es informar y opinar y no ser eco de posiciones partidarias, de funcionarios, empresarios o dueños de medios.

Hay que plantear las preocupaciones de la gente, sin cambiar o manipular los hechos, pues se actuaría de manera irresponsable a cambio de dádivas o de unos dólares más.

Los comunicadores y periodista deben respetar los principios y valores de su profesión, de no hacerlo más temprano que tarde, su profesión se degradaría con la perdida de la credibilidad y la confianza de la gente y su audiencia.

Entonces, el gran dilema de los comunicadores y periodistas, es si se apegan o no a la profesión, si se apegan o no a la verdad, si cumplen o no la verdadera función social de la comunicación, si se actualizan o no, si ven los hechos con objetivad o son parte del eco y si buscan la rentabilidad, en función de su ejercicio profesional, apegados a principios éticos de su profesión y la búsqueda de la rentabilidad , en función de su convicción de que debe ejercer un periodismo responsable.

Debemos entonces, volver a la profesionalidad del periodismo, asumiendo una posición responsable en la búsqueda de la verdad y contar los hechos tal como son.
La mentira siempre será pasajera, pero la verdad siempre será la verdad, hagamos del periodismo un encargo de la sociedad para que el ciudadano sea un ente activo para producir los cambios que necesitan nuestra comunidad y país.

Por: Juan Payero Brisso
Con la tecnología de Blogger.