DEBEMOS CONSTRUIR UNA GRAN VOLUNTAD POLÍTICA POR PUERTO PLATA

Hay muchas gentes, organizaciones e instituciones que quieren hacer algo por Puerto Plata, pero son voces y voluntades dispersas, necesitamos recogerlas en una gran voluntad política a favor de nuestra comunidad para situarla en una posición competitiva, con relación a la principal actividad económica, que desarrollamos, el turismo.

Cuando se habla de una voluntad política, mucho la circunscriben al gobierno central, a sus funcionarios, a los senadores, diputados, síndicos y regidores, que en su desempeño se ocupan de lo público.

Estos sectores no son los únicos miembros de la sociedad puertoplateña, que deban poseer una voluntad política hay también otros sectores sociales, económicos, culturales y religiosos, que también ejercen influencia sobre la comunidad.

Hoy el concepto de voluntad política, es tan necesario e importante para poder tener una mejor visión y desempeño sobre el tipo de ciudad y provincia, que aspiramos todos los puertoplateños.

Por eso, para construir una gran voluntad política, se debe pasar por una serie de instancias políticas, que conlleven a un cambio de mentalidad y de actitud en los ciudadanos con relación al sentido de pertenencia con la ciudad, que decimos amar y a la pertinencia de hacer cambiar a Puerto Plata, para alcanzar niveles de desarrollo sostenible y sustentable, como ciudad turística y cultural.

Los puertoplateños tenemos que aprender a dialogar de manera honesta y sincera, para ganar confianza y credibilidad, sin buscar protagonismo, sin desarrollar conducta individual, sin manipular, sin defender intereses personales y de grupos, sin ejercer hegemonismo, sino defendiendo el bien común o el colectivo, que tanto nos hace falta como ciudadanos.

Para producir un cambio de mentalidad, de actitud y abrir vías de diálogo, comunicación y participación, entre los diferentes actores de la sociedad puertoplateña, esto va a depender de la posibilidad de generar confianza y credibilidad, en la búsqueda de propuestas concretas para Puerto Plata.

Para construir una gran voluntad política a favor de nuestra provincia y ciudad, debemos desterrar nuestra raíz cultural pirata, que se manifiesta de forma negativa, en muchas ocasiones en la manera de pensar y actuar y poder convertirnos así, en ciudadanos más reflexivos, críticos, participativos y propositivos.

Desde el colapso del turismo en el año 2000, ese hecho ha sido evidente y traumatizante, desde el más ignorante hasta el más juicioso de los puertoplateños.

Nos quedamos rezagados en término de bienestar y desarrollo con relación a otro polo turístico y por muchos años dando vuelta en un círculo para encontrar soluciones.

Son muchas las miradas, percepciones y posiciones, que se han asumidos sobre ese colapso. También son muchos años de búsqueda de solución y de explicación sobre las razones, que determinaron el mismo y hoy se observan algunas luces, pero con mucho lastres de esa época.

Hay que beber agua del pasado para poder encontrar agua limpia en el presente y poder mantenerla más límpida en el futuro.

En una sociedad como la nuestra, donde nuestra representación política de senador, diputados, alcaldes y ediles han estados ciegos y despreocupados de los intereses de la comunidad y en particular del colapso del turismo, ocurrido en el año 2000.

Son ellos los que deben propiciar las mayores iniciativas, a través de las políticas públicas y municipales, que desarrolla el gobierno central y el gobierno local.

En esos años de colapso hasta el día de hoy, no se ha visto una iniciativa trascedente a favor de Puerto Plata, cuando son ellos los mayores responsables de desarrollar una voluntad política a favor de la gran mayoría de puertoplateños.

Ese sector no ha desarrollado iniciativa para articularse con el sector turístico, y desarrollar propuesta de desarrollo a favor de Puerto Plata.

En cambio el sector privado turístico-empresarial ha desarrollado ciertas iniciativas en la búsqueda de soluciones a los problemas de la actividad turística, pero su visión es muy reducida, pues su preocupación es solo su negocio, olvidándose de los problemas de la comunidad y esperando que sea solo el sector público, quien infraestructura a su favor.

El gobierno local tampoco ha podido articularse en una propuesta de ciudad con el sector privado y en particular con el sector turístico. Como rector de la ciudad, a nivel de la gestión turística, ha sido nula, que ni siquiera tiene un departamento que se ocupe de esa aérea, cuando se trata de la principal actividad económica de la ciudad.

El gobierno local no posee de manera institucional, una visión ni línea de acción de la gestión turística municipal y frente a la actividad turística, solo ha contado con algunas opiniones o acciones del cabildo, quedando el empresariado turístico prácticamente solo, en la solución de esta problemática.

La sociedad civil, que es muy diversa y heterogénea, se ha mantenida activa de manera muy particular, exigiendo reivindicaciones sociales y económicas, pero carente de una solo direccionalidad y de una sistematizada de su trabajo y lucha, en la que no ha podido lograr una articulación con el sector público y privado, en la construcción de propuestas consensuadas para el desarrollo de Puerto Plata.

El sector social de nuestra ciudad ha sido excluido no solo de la redistribución de la riqueza que produce el turismo, sino también en su participación social, en la búsqueda de soluciones para los problemas de Puerto Plata.

No puede haber relanzamiento sostenible de la actividad turística con exclusiones, la sociedad puertoplateña les compete a todos y no hay un sector en particular, que se considere el único soberano para solucionar los problemas, solo desarrollando sinergia, articulando acciones, a través de una voluntad política común podrá salir de las dificultades en que se encuentra.

Lo planteado anteriormente es una urgencia, pues de no accionarse a tiempo encontraremos la actividad turística enterrada por un largo tiempo y las calles ocupadas por el caos y la anarquía, en la búsqueda de soluciones a sus problemas inmediatos.

El ánimo y la pasión por Puerto Plata, se queda a la vuelta de la esquina, si no hay voluntad y determinación por integral a todos los sectores de la comunidad puertoplatena, en la solución de sus diversos problemas.

Un nuevo despertar ciudadano camina por las calles de Puerto Plata, lo que constituye una buena oportunidad para echar a un lado todas aquellas cosas que nos dividen y unirnos en base a lo que más nos aproxima como puertoplateño.

Ese despertar se manifiesta en diferentes escenarios, con diferentes voces y voluntades, por lo que debemos proponernos encontrar espacios de diálogos y de participación en la búsqueda de producir sinergia y articulación, entre todos los sectores, a través de una voluntad política común por Puerto Plata y para Puerto Plata.

Por: Juan Payero Brisso

Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes