Miradas ocurrentes en Centro Histórico de Puerto Plata

PUERTO PLATA.-El centro histórico de Puerto Plata, se encuentra carente de actividad cultural, económica, de residentes y en definitiva de vida.

Un vivo ejemplo de esa situación, los encontramos en algunas experiencias que hemos tenido con las opiniones de algunos visitantes.

La primera mirada son los pequeños anuncios colgados en las paredes de viejas casas victorianas o viejos almacenes, For Sale, así mismo en inglés, destinados a extranjeros y no para dominicanos, es la viva expresión de ese entorno llamado centro histórico.

La segunda mirada, hace varios meses me encontré con dos turistas de origen suizo, en una de la heladería del centro histórico, nos sentamos a intercambiar ideas y una de la primera pregunta, que me hicieron fue, que quien era Walter Musa, pues que cada vez que cruzaban una calle, se encontraban con un camión, que anunciaba, Walter Musa Trabajando. Mi respuesta fue decirle, que ese era el alcalde de la ciudad.

Todo fue risas, una de ella respondió en francés ce n´est pas posible, cuando el transito es todo un caos. Solo llegue a fruncir el ceño y a través del lenguaje gesticular, responderle con la palabra rota de la vergüenza.

Al final, me expresaron que regresarían al año siguiente, pues al otro día tenían que volver para Suiza.

Me prometieron que regresarían al año siguiente, con la inquietud de trabajar un reportaje sobre Puerto Plata, bajo el titulo Walter trabajando, en ese momento pude descubrir, que eran estudiantes de término de periodismo.

Hasta ahora, estamos a la espera de su regreso y conocer su reportaje sobre el centro histórico de Puerto Plata.

Una tercera mirada sobre el centro histórico, hace varios días, mientras prestaba servicio, como médico pediatra, en la emergencia del Centro Medico Bournigal, me refirieron un paciente procedente del sur de Francia, de Lyon, mientras interrogaba a los padres sobre la dolencia de su hijo, hice una pregunta fuera de record, que si ellos se sentía bien en el país, su respuesta fue breve, ¨su país es muy lindo y la gente muy hospitalaria¨.

Me pareció muy atinada su percepción sobre el país, como dominicano al fin, estaba a la espera del llamado pero y así fue, la madre del niño expreso, pero los dominicanos son muy ruidosos, hablan muy alto, ayer, dimos un paseo por el centro histórico y a eso del mediodía, había un ruido infernal provocado por una música, que sobrepasaba los 85 decibeles.

Solo baje la cabeza a la manera de Sócrates, ese pensador griego, que siempre se encontraba en la plaza, hablando con la gente y me hice a mí mismo una pregunta-respuesta, hasta donde continuaran las autoridades turísticas y municipales, produciendo ese tipo de animación cultural, cuando la mayoría de los turistas que van al centro histórico son de origen europeo y no están acostumbrado ni aman el ruido, como nosotros los dominicanos.

La última mirada fue en la plaza independencia, mientras tertuliaba con unos amigos, se produjo un estado de pánico en un grupo de jóvenes turistas europeos, cuando se encontraron de frente, que desde la glorieta salían y entraban un grupo de ratones a dicho lugar.

Otros turistas de origen ecuatorianos y portorriqueños, que circulaban también por el mismo lugar, no manifestaron la misma actitud, que los turistas europeos, solo se limitaron a pararse, reírse y ver el hecho, como un acto curioso.

Para los tertulianos, que nos encontrábamos, allí, nuestra mirada sobre ese fenómeno, era muy distinta a la de los turistas.

Nos preguntábamos, como era posible que eso ocurriera en uno de los espacios públicos más emblemático de la ciudad y a que la glorieta se convirtiera en un lugar de la inmundicia, lo que daba una mala imagen de la ciudad.

Walter Musa puede estar trabajando y Julio Almonte, puede hablar de cifras exorbitantes sobre la visita de turistas a la ciudad, pero hay que prestarle atención al centro histórico, ya que este constituye uno de los iconos de la ciudad.

El centro histórico tenemos que verlo con una mirada de superación, para que este sea más activo en su animación cultural y comercial.

Solo una simple mirada de atención y superación, puede hacer del centro histórico más atractivo para nuestros compueblanos y para quienes nos visitan.

Por: Juan Payero Brisso

Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes