El consumo cultural de los puertoplateños el anfiteatro

El consumo cultural de los puertoplateños, es sumamente bajo, a pesar de tener un nivel de analfabetismo de un de 9.4 por ciento y ser una ciudad turística y cultural.

La educación es uno de los elementos básicos para determinar el consumo cultural de parte de los ciudadanos de una comunidad.

A pesar de ese nivel educativo, el puertoplateño no tiene interés por el gusto de las artes y la cultura, que es un elemento fundamental a la hora de incentivar el consumo de bienes y servicios culturales.

El axioma de que a mayor nivel educativo, mayor nivel de participación en cultura, este factor no se cumple en la conducta e interés de los jóvenes puertoplateño por la cultura.

La mayoría de los jóvenes que estudian o se gradúan, están más preocupados en obtener trabajo, que estar interesado por hacer artes o estar integrados a actividades culturales

El mayor interés de los jóvenes hoy día, es llevar una vida light, se interesan mas por los deportes, el sexo, alcohol, romería, consumo de sustancias prohibidas y el uso de las drogas.

La sociedad no les brinda la oportunidad de terminar sus estudios, de obtener una plaza de trabajo en el mercado laboral y muchos no encuentran la facilidad para seguir estudiando para poder hacer sus especialidades profesionales.

A esos jóvenes se les llaman los Ni Ni, porque ni estudian ni trabajan, pero tampoco están motivados e interesados por la cultura.

Las universidades locales, su política de extensión cultural universitaria, no son pertinentes y no guardan ningún tipo de pertenencia con la comunidad.

Hay realmente una ausencia de proyectos y acciones culturales de las universidades, a favor de la información y formación cultural de la ciudadanía.

La ciudad y sus instituciones culturales, como el departamento de cultura de la alcaldía, Casa de Cultura, carecen de una política cultural para la ciudad, que la haga viva, dinámica y atractiva.

Los puertoplateños no están interesados realmente por la cultura, no solo por la falta de interés, sino que la ciudad carece de infra estructuras culturales y cuando se hace algunas ofertas culturales, están basadas en presentaciones artísticas, en el anfiteatro o en la plaza independencia, o cuando se celebra las fiestas patronales del santo patrón san Felipe.

La cultura tiene que ser el soporte, de nuestra principal actividad económica, como lo es el turismo y más en su modalidad cruceristas, donde los turistas están interesados en conocer nuestra cultura, la manera de cómo estamos organizados, nuestro estilo de vida y nuestra propia identidad como pueblo.

La falta de dinero puede ser una barrera para acceder a la cultura, pero son muchos los jóvenes y adultos, que invierten dinero para el consumo de alcohol y drogas, por lo que no siempre no será el dinero para acceder a un servicio cultural.

La lectoría de los jóvenes y su incentivo a leer libros, revistas o periódicos o a nivel de la red, es sumamente precaria, deficiente. La mayor preocupación es chatear en la red, sin producir reflexión o filtrar las informaciones que sea de un mayor interés para adquirir información o conocimiento de calidad, a través de la lectura.

La mayoría de los medios de comunicación local, sus propietarios, productores, periodistas, comunicadores, carecen de una formación cultural, profesional y técnica sólida, por lo que su falta de preocupación por la cultura, conlleva a producir programas de contenido político, social, cultural, recreativo, musicales, deportivo de baja calidad, claro con sus excepciones.

La mayor preocupación de los periodistas y comunicadores, no es la cultura, ni el papel de construir ciudadanía, a través de los medios que utilizan, en ellos existe otro tipo de preocupación, que obedece más a sus interés personal, que profesional..

Parece ser, que el consumo cultural de los puertoplateños, presenta una gran barrera, entre su nivel educativo y la falta de interés por la cultura.

Se puede concluir, que el puertoplateño tiene un bajo nivel de consumo cultural, por sus niveles educativos, por su poco interés por la cultural, por la carencia de bienes y servicios culturales, en la ciudad, y muchas veces por carencia de dinero para asistir a eventos culturales.

Nuestras autoridades culturales y educativas, deben tomar medidas urgentes para incentivar a la lectura y a preocuparse porque los jóvenes se interesen por la cultura y las artes.

La Casa de Cultura de esta ciudad debe jugar un rol más dinámico, en la promoción y animación cultural de la ciudad e integrando a los más diversos actores de la cultura, y a que la ciudad sea realmente viva culturalmente.

La alcaldía debe jugar su rol, junto al gobierno central de abrir la Academia de Música, la Escuela de Bellas Artes, el Centro Artesanal, crear museos, centros de exposiciones pictóricas y juntas a sectores comerciales, turísticos promover nuestra gastronomía local.

Debemos tener muy presente, que Puerto Plata, es una ciudad turística y cultural, por lo tanto sus ciudadanos deben tener un amor por la cultura y un gusto por las artes, ya que estos elementos deben ser parte de nuestra identidad como pueblo y parte de los atractivos para todos aquellos de quienes nos visitan.

Por: Juan Payero Brisso

Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes