La Municipalidad, escenario de disputa por el poder entre Danilo Medina y Leonel Fernández


El presidente de la Republica Dominicana y el presidente del Partido de la Liberación Dominicana PLD, han tomado el escenario de la municipalidad, para dirimir sus diferencias, alrededor de la candidatura presidencial, el liderazgo del partido y el político.

Las elecciones congresuales y municipales, así como las elecciones a los cargos presidencial y vicepresidencial, serán celebradas en el 2020.

A pesar de que ambos político han acumulados suficientes recursos humanos y económicos, a través de la corrupción y la impunidad, para cumplir con sus metas de poder, sea por medio del continuismo danilista o por el retorno de Leonel, como opositor al mismo, no menos cientos, es que ambos mantiene un nivel de falta de credibilidad y de amplio apoyo social, que antes no lo poseían y que hoy se encuentra en cuestionamiento muchas de sus políticas corruptas e impunes, llevadas a cabo, a través de las políticas públicas del gobierno y los poderes locales.

Hoy el PLD, está herido en su verdadera entraña a causa de sus diferencias internas, la práctica de su política corrupta e impunidad en el Estado y la herida producida por la marcha verde, con su protesta social en la calle, ha contribuido a aumentar el descredito del gobierno y a gobernar de manera diferente, como lo hacía antes.

La municipalidad ha sido tomada en su propio corazón por estos estafadores de la política, el presidente de la Republica ofreciendo villas y castillos, a través de su visita sorpresa a diferentes comunidades del país y Leonel Fernández, visitando las provincias más importantes, presentando su propuesta de país y provincias, RD2044.

Las propuestas de Leonel Fernández, resulta futurista para el electorado, pues carece de concreción inmediata y la del presidente de la Republica, crean falsas expectativas, pues son tantas las promesas y pequeñas realizaciones, que la ciudadanía no se siente satisfecha.

Tanto, como Danilo Medina y Leonel Fernández, guarden diferencias, el uno al otro no menos es, como diría Gregorio Luperón ¨en la política se engañan los unos a los otros sin que ninguno tenga el valor de protestar contra la infamia¨, pues la misión de ambos es salvar al PLD, para seguir manteniéndose en el poder.

Ambos políticos necesitan de una amplia base popular para cumplir con sus metas de ser candidato presidencial y alcanzar el poder en el 2020, pero para eso, necesitan de un acumulados de fuerzas sociales, políticas y ciudadanas, que solo pueden obtenerlas, en las elecciones congresuales y municipales del medio tiempo, de ahí su prioridad principal hoy, actuar en ese escenario y dirimir sus puntos de vistas y acciones en el marco de sus pretensiones de continuar o alcanzar el poder en el 200.

Las fuerzas democráticas, la marcha verde y la fuerza opositora, hasta ahora han demostrado retraso y falta de iniciativa para articular una propuesta política de unidad en la acción y una política de convergencia, que desplace al PLD del poder y produzca el verdadero cambio democrático en el país.

Al final del túnel, si las fuerzas democráticas no actúan con diligencia en articularse y construir una propuesta política real de oposición al PLD, para desplazarlo del poder, quedaran aisladas, excluidas o nulificadas, en el escenario de la municipalidad y los resultados electorales de las elecciones de medio tiempo, serán mediocres y no producirán el acumulados para las elecciones presidencial y vicepresidencial del 2020.

Tanto las fuerzas democráticas en sentido general, la marcha verde y los partidos opositores, carecen de una política de municipalidad, débil organización, poco vínculo con la ciudadanía, las comunidades y carentes de propuestas concretas para satisfacer necesidades y reivindicaciones de la gente

Las fuerzas democracias necesitan producir la combinación lo más exacta posible, entre las demandas nacionales y las demandas municipalistas, sino el rol a jugar en las dos elecciones a realizarse en el 2020, serán del todo un fracaso.

La táctica definida por el presidente Danilo Medina y Leonel Fernández, de ocupar el espacio municipalista, puede conducir a cuatro cosas: a) A que Danilo Medina, continúe en el poder; b ) A que Leonel Fernández se convierta en el verdadero opositor a Danilo, para impedir su continuidad; c)A que las fuerzas democráticas, marcha verde y la fuerza opositora, no logren un buen desempeño en articularse y de participación en las elecciones de medio tiempo, el PLD continuara en el poded y d) si las fuerzas democráticas logran articularse y obtener buenos resultados en las elecciones de medio tiempo, estarán dadas todas las condiciones para desplazar al PLD y producir el verdadero cambio en el País.

Para cumplir con este último propósito, se requiere cumplir con la exigencia del tiempo que demanda la actual coyuntura, en articular una política de convergencia, basada en un programa mínimo y hacer algunas correcciones a la táctica y a la propia estrategia, en el sentido de que el trabajo municipalista, es vital para llegar a la gente, luchas por sus demandas básicas, combatir las políticas corruptas y clientelar, que se manifiestan en las municipalidades y estar bien convencidos de que para desplazar al PLD y producir el cambio democrático, tiene que ser resultado de un trabajo constante y consciente de cada uno de nosotros, como lo dijo ese gran líder de la raza inmortal Manolo Tavares Justo.

Entonces, trabajemos con pasión y porfía para desplazar al PLD del poder, en el 2020 y producir el verdadero cambio democrático, que tanto anhela el pueblo dominicano.

Por: Juan Payero Brisso






Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes