Puerto Plata tiene que apostar por un turismo de mejor calidad.

Una ciudad como Puerto Plata, no puede darse el lujo que los turistas que visitan el centro histórico, se le sienten en el parque por la monotonía del ambiente, que encuentran en dicho lugar.

La ciudad puede tener una mejor oferta y no lanzar los turistas cruceristas hacia el centro histórico, sin tener una oferta de calidad en término de comercio, gastronomía, actividades culturales, deportivas, seguridad y con un ambiente más seguro.

La actividad turística crucerista, es sumamente frágil, no se puede improvisar, hay que planificar bien las visitas de los turistas al centro histórico y a la zona victoriana, con una buena oferta de atención y calidad en los servicios.

Las cifras de visitas de turistas en los últimos tres meses resultan significativas, pero no basta con hacer de eso, un estado de alegría, hay que apostar por un turismo de calidad que realmente contribuya a un equilibrio entre los vecinos, los ciudadanos y los viajeros.

El centro histórico y la zona victoriana, no se pueden convertir en un mero parque de atracciones o un centro de ocio de turistas, cuando realmente, deben haber otras necesidades y satisfacciones a cubrir, para todos aquellos que nos visitan, cuyo mayor interés es conocer conocer nuestra cultura, identidad y dinámica de vida.

Hay que pararse a pensar, que se puede hacer más por el centro histórico y la zona victoriana, para que realmente sean verdaderos espacios de atracción, de ocio y esparcimiento para quienes nos visitan y para nuestros propios compueblanos.

Esa señal de salutación y ruido infernal, que se le ofrece al turista, cuando llega al centro histórico, provocado por una mala animación cultural, y agregado a la contaminación acústica de la zona, el desorden del tránsito, una seguridad aparatosa y pocos espacios de atracción, debe llevarnos a pensar en una mejor calidad de la recepción y atención de los turistas en este importante espacio de la ciudad.

No se puede explotar el turismo, si los servicios son deficientes y si no hay un justo equilibrio entre los visitantes y los residentes.

Pueden seguir llegando turistas al centro histórico y la zona victoriana, pero esta burbuja puede estallar, frente a la ausencia de atractivos y servicios de calidad.

Hay que prestarle mucha atención al centro histórico y la zona victoriana, sentarse a pensar, reflexionar, planificar y buscar otra mirada, que le de mejor calidad y más sostenibilidad a una zona, que resulta ser la parte más emblemática de la ciudad para recibir a los turistas y avanzar en el desarrollo local y el bienestar de la gente, como resultado de esta importante actividad económica, como lo es el turismo.

Por Juan Payero Brisso.

Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes