El mundo se levanta contra la victoria presidencial de Maduro en Venezuela

El recién reelecto presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se despertó el lunes ante una ráfaga de condenas internacionales, amenazas y pocas felicitaciones.

Desde Alemania hasta Chile, los líderes de todo el mundo dijeron que no reconocerán las elecciones dominicales de Venezuela como legítimas y expresaron intenciones de aumentar las sanciones contra el gobierno del presidente Maduro, que acaba de obtener otro mandato de seis años. Mientras que Maduro fue reelegido con casi el 68 por ciento de los votos, la participación fue la más débil para las elecciones presidenciales desde que Chávez asumió en 1999. Pero incluso esa cifra parecía optimista ya que muchos centros de votación en Caracas apenas fueron visitados la mayor parte del día Domingo.

"La elección de Venezuela fue una farsa, ni libre ni justa", dijo el vicepresidente estadounidense Mike Pence en un comunicado el lunes. "Estados Unidos no se quedará de brazos cruzados mientras Venezuela se derrumba y la miseria de su valiente pueblo continúa".

Los comentarios de Pence siguen a los del subsecretario de Estado de los Estados Unidos, John Sullivan, quien dijo el domingo que las sanciones a la industria petrolera de Venezuela estarían bajo "revisión activa". Más temprano el lunes, el grupo de 14 naciones de Lima dijo en un comunicado que no reconocería la votación y llamaría a sus respectivos embajadores para reducir el nivel de las relaciones diplomáticas con el país. Los ministros de relaciones exteriores de los países del G20 planean discutir la necesidad de nuevas sanciones luego de las elecciones, dijo a periodistas el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, en Buenos Aires.

"Lo que siento al hablar con mis contrapartes es que no ven otra alternativa a la presión económica", dijo Johnson. "Pero al final, como dijo un político en esta área, las cosas deben empeorar antes de que mejoren, y es posible que tengamos que apretar la tuerca económica de Venezuela".

Pero Maduro todavía tiene un par de aliados. El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, felicitó al presidente por su "victoria concluyente" y reafirmó la solidaridad de la isla. Funcionarios chinos y rusos preguntaron que se respete el voto de Venezuela y rechazaron cualquier posible interferencia estadounidense.

"Frente a cualquier nuevo desafío puede contar, como siempre, con la solidaridad de Cuba", escribió Díaz-Canel.

Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes