El vivo vive del bobo y el PLD, de los pendejos

Los escándalos de corrupción e impunidad son suficientes para que el dragón, despierte.
Una gran parte del pueblo, se encuentra dormido o mareado a causa de las políticas clientelares del gobierno, los políticos corruptos, las informaciones toxicas de los medios de comunicación y el bajo nivel educativo de una faja importante de la población, ha conllevado a que esta sea tratada, como una masa de bobos y de pendejos.

El caso de Odebrecht, es un expediente manilo, que está siendo manejado por la Procuraduría a favor a favor de los corruptos, donde hay algunos de los que están y muy notoria la ausencia de: pero faltan los principales autores, como: Reynaldo Pared Pérez, Cristina Lizardo, Abel Martínez, Rubén Bichara y Gonzalo Castillo.

La procuraduría ha hecho una investigación coja o ¨calimocho¨, como diría el pueblo, no se encuentran incluidos al actual presidente de la Republica, Danilo Medina, Leonel Fernández e Hipólito Mejía, quienes son responsables de la trata con Odebrecht, desde el 2000 al 2012.
De parte de Danilo Medina y de su justicia, en particular de su procurador, el pueblo dominicano no puede esperar ningún tipo de sanción para todos aquellos presidentes, funcionarios y políticos corrupto, que fueron sobornados por Odebrecht.

La ciudadanía debe continuar manifestando su odio e indignación contra los corruptos, en las calles, reclamando una verdadera justicia contra la corrupción y la impunidad.

El PLD, no puede seguir cogiendo de pendejos, al pueblo dominicano tiene el gran valor de seguir luchando contra la corrupción y la infamia, a favor de la justicia y la libertad de un pueblo noble y honesto.

Solo el pueblo salva al pueblo y este más temprano que tarde, tiene que ser liberado de los grillos del PLD.

La erradicación o disminución de la corrupción en la sociedad dominicana, es una necesidad que urge a nuestra nación, pero jamás lograremos este objetivo, hasta entender, que no solo es contra el PLD, sino de una parte del pueblo, que también forma parte del problema.

La corrupción se ha convertido en una rutina en el país, donde los medios de comunicación han convertido las denuncias y protestas de la ciudadanía, en una chercha, provocando inercia y mareos, en los ciudadanos para que no les hagan protesta, ni provoquen inconvenientes al gobierno.

La corrupción agobia a la nación, los recursos del estado, que debieran ser utilizados a favor del pueblo, son saqueados por un pequeño grupo de políticos y funcionarios mafiosos.

Hay que producir verdaderos cambios en el país, a nivel político, cultural, económico y social, sino la corrupción continuara su agitado curso, en detrimento de la mayoría del pueblo y a favor del pequeño grupo de corruptos.

Las denuncias, quejas y marchas contra la corrupción, no resolverán el problema hay que luchar por un verdadero cambio democrático, a fin de cambiar el comportamiento cultural de una parte del pueblo dominicana y juzgar a los políticos y gobernantes corruptos.

La marcha verde, ha convocado a un millón de dominicanos, a que se manifieste el próximo 9 de agosto contra la corrupción y la impunidad.

El llamado de la marcha verde es un importante paso para producir un despertar en el pueblo y una condena al PLD y Danilo Medina, por sus actos de corrupción e impunidad.
La ciudadanía debe ponerse en movimiento y luchar en las calles, para que el vivo no viva del bobo y el PLD de los pendejos.
Por: Juan Payero Brisso.

Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes