La jeringonza municipal del alcade Walter Musa

El alcalde Walter Musa posee un lenguaje, que solo él y su grupo, los entienden, cuando trata de justificar la privatización de la recogida de la basura del cabildo, de esta ciudad de Puerto Plata.

La jeringonza que usa el alcalde para explicar y justificar que no se trata de una privatización, sino de una concesión a un sector privado, para que asuma esa responsabilidad.

No vamos a tomar la ruta del Quijote y Sancho Panza para entender, la jerigonza del alcalde mejor valorado del país.

El termino privatización se refiere:¨acción de otorgar una administración a particulares o empresas el derecho para explotar alguno de sus bienes o servicios durante un tiempo determinado¨.

La concesión: ¨Contrato por el cual el gobierno otorga a empresas o a particulares la gestión y la explotación de ciertos bienes públicos¨.

Al final tanto la privatización como la concesión, persiguen el mismo objetivo entregar el patrimonio municipal o parte de este a sectores empresariales o persona específica, para que estos hagan negocios a favor de sus intereses particulares.

La jeringonza usada por el alcalde, no puede confundir a la ciudadanía ni tratar de justificar la privatización o concesión, que quiere hacer con la basura, cuando en realidad lo que pone en evidencia es, su incompetencia e ineficiencia, como gestor municipal, ya que la recogida de la basura de una ciudad, es una función propia del cabildo y no del sector privado.

Lo peor de este asunto, es que la sala se ha declarado incompetente para seguir rigiendo el destino de la alcaldía, cuando le dan poderes extraordinarios al alcalde Walter, para que sea el que decida la privatización de la basura, debilitando así la institucionalidad del cabildo, la democracia municipal y provocando perturbaciones a la gobernabilidad del poder local.

La decisión de los ediles, que componen la sala capitular, con su decisión trata de crear un monarca municipal, lo nunca visto ahora en el mundo, en aras de ser simpático con el alcalde y para que los tengan en cuentan a la hora de que se produzca el sistema de reparto, eso es alto conocido no solo por la experiencia pasada, sino por la conducta, que asumen cuando se trata de aprobar un proyecto, hay que contar con cierta mordida de ellos, para su aprobación.

La transparencia y la rendición de cuentas a la ciudadanía, es la primera medida que debían haber tomado para aprobar el susodicho proyecto de privatización y haciendo de los principios, las normas y las reglas municipales, para poder conseguir su aprobación y no la decisión de un monarca, con poderes omnímodos sobre la sala capitular y la ciudadanía.

Al alcalde por la conducta asumida con su jeringonza, no hay que hacerle un atentado a la puerto de su casa, lanzándole un diccionario Larausse, sino hacerle ver bien claro, que no puede tomar a la ciudadanía como idiota, cuando trata de confundir privatización con concesión, cuando al final, se busca el mismo objetivo entregar el patrimonio municipal al sector privado.

La ciudadanía tiene que despertar, entrando a la acción política ciudadana, defendiendo sus derechos e interese comunes y oponiéndose al rodillo de la privatización.

Es hora ya de detener, el rodillo de la privatización, a través de la protesta ciudadana, exigiéndoles al alcalde y sus ediles mayor transparencias de sus funciones municipales y de defensa de los intereses de la colectividad.

Por: Juan Payero Brisso

Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes