Turquía: Erdogan reclama la victoria en las elecciones presidenciales

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, declaró la victoria después de las elecciones no oficiales que el domingo le mostró con suficientes votos para cumplir otro mandato que conlleva nuevos poderes ejecutivos.

"La nación me ha confiado la responsabilidad de la presidencia y el deber ejecutivo", dijo Erdogan en declaraciones televisadas desde Estambul después de que un conteo casi completo llevado a cabo por la agencia de noticias estatal le proporcionó la mayoría necesaria para evitar una segunda vuelta.

Las elecciones presidenciales y las elecciones parlamentarias celebradas también el domingo, ambas con más de un año de anticipación, completan la transición de Turquía, miembro de la OTAN, de un sistema parlamentario de gobierno a un fuerte sistema presidencial. Los votantes aprobaron el cambio en un referéndum el año pasado.

Erdogan, de 64 años, insistió antes de las elecciones en que las potencias ampliadas -que incluyen la autoridad para imponer estados de emergencia y emitir decretos- traería prosperidad y estabilidad a Turquía, especialmente después de un fallido intento de golpe militar en 2016. El estado de emergencia estado en el lugar desde el golpe.

Los críticos del presidente, sin embargo, advirtieron que la reelección de Erdogan consolidaría el control sobre el poder de un líder al que acusan de mostrar tendencias cada vez más autocráticas.

Los resultados oficiales debían ser declarados por la junta electoral del país.

Los resultados de la agencia de noticias estatal Anadolu con más del 96 por ciento de las urnas contadas mostraron que Erdogan obtuvo una mayoría absoluta del 52.6 por ciento, muy por delante del 30.75 por ciento de su principal contendor, el secular Muharrem Ince.

El candidato kurdo Selahattin Demirtas, que llevó a cabo su campaña desde la prisión donde se encuentra detenido hasta que se inicie el juicio por cargos relacionados con el terrorismo, obtuvo un 8.1 por ciento. Él ha llamado los cargos inventados y políticamente motivados.

Sin embargo, Ince dijo que los resultados llevados a Anadolu no eran un fiel reflejo del recuento oficial de votos de la junta electoral del país. En un tweet de la noche anterior, dijo que solo se había contado el 37 por ciento de las urnas, a diferencia del casi 90 por ciento que informaba Anadolu en ese momento. Él acusó a la agencia de "manipulación" de los resultados.

Erdogan también declaró la victoria de la Alianza del Pueblo, una coalición electoral entre su gobernante Partido Justicia y Desarrollo y el pequeño Partido del Movimiento Nacionalista, diciendo que tenían una "mayoría parlamentaria" en la asamblea de 600 miembros.

Los resultados extraoficiales de las elecciones parlamentarias mostraron que el Partido Justicia y Desarrollo de Erdogan, o AKP, perdió su mayoría, con 293 escaños en la legislatura de 600 escaños. Sin embargo, el pequeño partido nacionalista al que el AKP se alió obtuvo 49 escaños.

"Aunque no pudimos alcanzar el objetivo en el parlamento, si Dios quiere, trabajaremos para resolverlo con todos nuestros esfuerzos en la Alianza del Pueblo", dijo Erdogan a los partidarios que animan fuera de su residencia oficial en Estambul.

El Partido Democrático del Pueblo pro Kurdo, o HDP, estaba superando el umbral del 10 por ciento requerido para ingresar al parlamento con el 11.2 por ciento. La gestión para ingresar al parlamento sería un factor importante para HDP, ya que nueve de sus legisladores, incluidos Demirtas, y miles de miembros del partido fueron encarcelados durante la campaña.

El partido dijo que más de 350 de sus trabajadores electorales han estado detenidos desde el 28 de abril.

Ince, hablando justo después de cerrar las urnas, advirtió a los funcionarios públicos involucrados en el conteo de votos que hagan su trabajo "respetando la ley" y sin temor, sugiriendo que estaban bajo presión del gobierno. Pidió a todos los turcos que estén atentos a las encuestas y que no se "desmoralicen" por lo que llamó la posible manipulación de las noticias.

Erdogan, que ha estado en el poder desde 2003, se había enfrentado a una oposición más sólida y unida que nunca. Los candidatos de la oposición prometieron devolver a Turquía a una democracia parlamentaria con fuertes controles y equilibrios y han denunciado lo que llaman el "gobierno de un solo hombre" de Erdogan.

Erdogan es el líder más poderoso desde el fundador de la república turca, Mustafa Kemal Ataturk. Sigue siendo popular en el corazón conservador y piadoso, habiendo empoderado a grupos previamente privados de sus derechos.

Desde un modesto pasado, él ha presidido un auge de la infraestructura que modernizó Turquía y sacó a muchos de la pobreza y al mismo tiempo elevó el perfil del Islam, por ejemplo levantando la prohibición de pañuelos islámicos en escuelas y oficinas públicas.

Pero los críticos dicen que se ha vuelto cada vez más intolerante con la disidencia y la oposición. La campaña electoral fue muy sesgada a su favor, con los candidatos de la oposición luchando para que sus discursos fueran transmitidos por televisión. Erdogan controla directa o indirectamente la mayoría de los medios de Turquía.

Ince, un ex profesor de física de 54 años, estaba respaldado por el Partido Popular Republicano, de oposición de centroizquierda, o CHP. Atrajo multitudes con una campaña inesperadamente atractiva, atrayendo números masivos en sus mítines en las tres principales ciudades turcas de Estambul, Ankara e Izmir.

Más de 59 millones de ciudadanos turcos, incluidos 3 millones de expatriados, tenían derecho a votar. Erdogan convocó las elecciones más de un año antes en medio de indicios de que el país podría encaminarse hacia una recesión económica.

El jefe de la comisión electoral de Turquía dijo que las autoridades habían tomado medidas tras los informes de irregularidades en las mesas de votación en el sureste de Turquía. Los videos publicados en las redes sociales parecían mostrar a las personas votando a granel en una urna en la ciudad de Suruc, en la provincia de Sanliurfa.

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa estaba supervisando las elecciones con más de 350 observadores. Los observadores electorales criticaron a Turquía por negar la entrada a dos monitores a los que Turquía acusó de parcialidad política.

Peter Osusky, jefe de la delegación de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, dijo a The Associated Press que todos los observadores "se adhieren firmemente al llamado código de conducta" independientemente de sus opiniones políticas.

Los cambios recientes en las leyes electorales permiten a los funcionarios públicos dirigir los comités de las urnas. Las papeletas que no lleven los sellos oficiales aún se considerarán válidas, una medida que condujo a denuncias de fraude en el referéndum del año pasado.

Citando razones de seguridad, las autoridades han reubicado miles de colegios electorales en provincias predominantemente kurdas, obligando a unos 144,000 votantes a viajar más lejos para emitir sus votos. Algunos incluso tendrán que pasar por los controles de seguridad para votar.

La votación se llevó a cabo bajo el estado de emergencia declarado después del fallido intento de golpe, que permite al gobierno restringir los derechos civiles. Unas 50,000 personas han sido arrestadas y 110,000 funcionarios públicos han sido despedidos bajo los poderes de emergencia, que los legisladores de la oposición dicen que Erdogan está utilizando para sofocar la disidencia.

Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes