El desencanto y la indignación continuaran por un mejor destino para Puerto Plata



El desencanto tenía que llegar de parte de la ciudadanía, mientras que otra franja de la población, aun duerme, pero ese dragón algún día también tiene que despertar. 

Hemos observado que no existe ningún interés de parte de las autoridades municipales ni del empresariado, de que la ciudadanía participe en las decisiones y soluciones de los problemas de la ciudad. 

En el fondo nuestras autoridades no tienen el interés en resolver los problemas sino más bien, un interés de crear y utilizar los problemas para obtener réditos económicos o beneficios electorales. 

Hasta ahora, no ha sido posible construir una visión y misión común, entre la municipalidad, el empresariado y la ciudadanía, expresado en un plan estratégico de desarrollo para el proyecto de ciudad y provincia. 

El problema del ordenamiento del territorio de la ciudad, la seguridad, el tránsito, la comunicación vial, la conservación y presentación del medio ambiente el desarrollo del comercio, el turismo, el desarrollo de la cultura y la conservación del patrimonio monumental, no será posible solucionarlo, sino se manifiesta un esfuerzo común de la participación triangular de esos sectores antes mencionados. 

El gobierno central, ni la municipalidad, ni los empresarios por si solo resolverán los problemas de la comunidad, sino se cuenta con la participación de la ciudadanía, esto es un asunto elemental a la hora de llevar a cabo política de desarrollo sostenible, a nivel de la ciudad y provincia. 

Hay que abandonar los egos, los protagonismos, la política excluyente, trabajar sin planificación y sin plan desarrollo estratégico, estaríamos perdiendo el tiempo, perderíamos las oportunidades, que tenemos de frente y nada de los que haríamos seria sustentable ni sostenible en el tiempo. 

Todo esto lo que conlleva, es hacia el desencanto, al pesimismo y a la perdida de fe, de que Puerto Plata merece un mejor destino, cuando la realidad viene demostrando de que si podemos alcanzar niveles de desarrollo, bienestar y libertad, si actuamos unidos todos por Puerto Plata. 

El vertedero es una experiencia de aprendizaje y aleccionadora, no se le dio la importancia, dejando crecer un problema de 43 años, que pudo ser prevenido y resuelto con sentido de prioridad y facilidad. 

Por la desidia e irresponsabilidad de las autoridades, la imagen de la ciudad ha quedado afectado, el empresariado y la ciudadanía también, por la existencia de un problema, que pudo ser resuelto a tiempo. 

Hoy en Puerto Plata, existen dos miradas diferentes, las de las autoridades y la de la ciudadanía, alrededor de la solución del problema del vertedero, se ha dejado circular demasiado el humo, creándose un ambiente de incredulidad y desconfianza de parte de la gente contra las autoridades locales y centrales. 

Una parte importante de la ciudadanía ha despertado, pero las autoridades no ve su presencia ni oyes sus voces, por eso, la indignación y el hastió está más presente, que nunca. 

Ese despertar ha venido acompañado, de un uso y aprovechamiento de las redes sociales y medios alternativos, lo que resulta más difícil manipulas las voces y opiniones de la ciudadanía. 

Para las autoridades locales, no existe lo correcto, ni la ética ni la mera atención a los reclamos de la gente, el desencanto y la indignación continuara no solo ya por el vertedero, sino también por mayores espacios de participación y en la solución de otros problemas que afectan a nuestra comunidad. 


Por: Juan Payero Brisso

Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes