Más de la mitad de los adolescentes confiesa que tiene las manos atadas a los smartphones

Los padres no son los únicos que están preocupados por el tiempo, a todas veces excesivo, que sus hijos adolescentestienen a bien dedicar a los smartphones de sus amores. También los afectados se avienen a reconocer que tienen un problema con los teléfonos inteligentes.

Según un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos por Pew Research, el 54% de los adolescentes admite que invierte demasiado tiempo en los smartphones.

Las chicas están también particularmente predispuestas a confesar que las redes sociales les roban mucho tiempo, mientras que los chicos tienen no tanto un problema (rayano en la adicción) con los social media como con los videojuegos.

El informe, que puso bajo la lupa a casi 1.000 jóvenes de entre 13 y 17 años y a más de 1.000 padres, pone más datos preocupantes sobre la mesa.

Casi el 45% de los adolescentes asegura que consulta su teléfono móvil en busca de notificaciones y mensajes nada más despertarse.

Más del 30% de los jóvenes con edades comprendidas entre los 13 y los 17 años admite que a veces se desconcentra en clase por culpa de las distracciones emanadas de los teléfonos inteligentes. Y no sólo eso. El 49% de las chicas experimenta ansiedad si no tiene el smartphone a su vera.

Conscientes de la perniciosa y nociva influencia de los smartphones, el 17% de los adolescentes afirman que se sienten felices y hasta aliviados cuando no tienen cerca su teléfono móvil.

El 52% de los jóvenes apunta que ha tomado medidas para reducir su dependencia de los smartphones, mientras que el 57% y el 58% han hecho también lo propio con las redes sociales y los videojuegos respectivamente.

La adicción a los teléfonos inteligentes no echa, de todos modos, sus zarpas única y exclusivamente en los más jóvenes. También a los adultos hechos y derechos les cuesta Dios y ayuda apartar su mirada de los teléfonos móviles.

De hecho, más de la mitad de los jóvenes de entre 13 y 17 años da cuenta de tener dificultades a la hora de entablar conversación con sus progenitores cuando estos están enfrascados en sus smartphones.

Además, los padres se sienten más obligados que sus hijos a la hora responder de manera inmediata los mensajes que recalan en sus teléfonos móviles. Y son también los adultos los más predispuestos a dejarse distraer por el smartphone en horario laboral.

Marketingdirecto.com

Comparte en:

 
Copyright © Puerto Plata Al Minuto. Designed by OddThemes