Trump visita a sus tropas en Irak en un viaje no anunciado

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ratificó este miércoles su decisión de reiterar las tropas estadounidenses de Siria y afirmó que su país no puede ser el policía del mundo, durante una visita a las tropas desplegadas en Irak.

Trump hizo estas declaraciones a los periodistas tras llegar junto a su esposa, Melania, sobre las 19.16 hora local (16.16 GMT) a la base aérea Al Asad, situada al oeste de Bagdad, en el que es su primer viaje desde que es presidente para visitar a los combatientes destacados en el extranjero.

El mandatario defendió su decisión de retirar las tropas de la vecina Siria, donde hay desplegados 2.000 soldados como parte de una coalición internacional contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), y relató cómo fue dando plazos a los generales estadounidenses para salir de ese país. "Ellos dijeron recientemente que si podían tener más tiempo. Yo dije no. No pueden tener más tiempo. Han tenido suficiente tiempo. Los hemos noqueado", aseguró Trump, en alusión a la que ha proclamado como "derrota" del EI en Siria.

Resaltó que ha sostenido "muy buenas conversaciones" con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de quien dijo que también quiere "noquear" al EI y anticipó que lo hará, al igual que otros.

"Los Estados Unidos no pueden continuar siendo el policía del mundo", repitió Trump, quien se opuso a que algunos países usen su país y su credibilidad militar para protegerse. "Ellos no pagan por ello y tendrán que hacerlo", agregó Trump, que calificó como "ridículo" que las tropas estadounidenses estén en "países de los que la mayoría de la gente ni siquiera ha oído hablar".

Visita a "los grandes soldados" que permanecen en Irak

Por otro lado, Trump destacó que con su visita a las tropas en Irak quiere presentar sus respetos a "los grandes soldados" que permanecen en el país árabe. "Es un lugar del que he estado hablando durante muchos años", apuntó.

Trump tenía previsto reunirse este miércoles con el primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi, que finalmente fue cancelada.

"Melania y yo tuvimos el honor de visitar a nuestras increíbles tropas en la base aérea de Al Asad en Irak. ¡Dios bendiga a los Estados Unidos!", señaló posteriormente Trump en Twitter, donde colgó un vídeo sobre su estancia. El gobernante, vestido de traje oscuro y corbata roja, saludó a más de un centenar de militares reunidos en la base Al Asad, a varios de los cuales estrechó la mano; y quienes respondieron su saludo coreando "USA". 

(efe, reuters, afp)
Con la tecnología de Blogger.