FFAA de Venezuela tildan autoproclamación de Guaidó de "golpe de Estado" en marcha


El ministro de la Defensa de Venezuela, el general Vladimir Padrino López, aseguró este jueves que la autoproclamación del líder parlamentario opositor Juan Guaidó como presidente interino es un "golpe de Estado" en marcha.

"Alerto al pueblo de Venezuela que se está llevando un golpe de Estado contra la institucionalidad, contra la democracia, contra nuestra Constitución, contra el presidente Nicolás Maduro, presidente legítimo", aseguró Padrino, flanqueado por toda la cúpula militar.

Al leer un comunicado ante la prensa, el ministro señaló que "sectores de ultraderecha auspiciados descaradamente por agentes imperiales" fraguan desde hace tiempo "un vulgar golpe de Estado contra el gobierno legítimamente constituido de Venezuela".

Según el ministro, ese "plan criminal llegó ayer a límites de altísima peligrosidad" al haber Guaidó "pretendido instalar un gobierno paralelo de facto" para, dijo, "generar caos y anarquía".

Poco antes, ocho generales que comandan regiones estratégicas del país ratificaron su "lealtad y subordinación absoluta" a Maduro, en mensajes difundidos por la televisión estatal.

La Fuerza Armada, que se define como chavista y antimperalista, es considerada como el principal sostén de Maduro, que enfrenta el rechazo de una buena parte de la población por la debacle económica que sufre el país petrolero.

Ante una multitudinaria manifestación de seguidores, el jefe del Parlamento se autoproclamó el miércoles "presidente encargado de Venezuela", para -dijo- "lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libres".

De inmediato, Guaidó fue reconocido por el presidente Donald Trump, seguido por una decena de países de América Latina y Canadá.

La Unión Europea pidió "elecciones libres", pero no se pronunció sobre Guaidó. La Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo secretario general Luis Almagro también dio el beneplácito al opositor, debatirá este jueves la situación de Venezuela.

Medio centenar de países consideran "ilegítimo" el segundo mandato que inició Maduro el 10 de enero, por considerar que los comicios en que fue reelegido -boicoteados por la oposición- fueron fraudulentos.

Tras la autojuramentación de Guaidó, Maduro obtuvo el respaldo de sus aliados Rusia y Cuba, que se manifestaron, al igual que China, contra la "injerencia extranjera" en Venezuela.
Con la tecnología de Blogger.