Los Trepadores de siempre

En los círculos de poder de todos los partidos del sistema, se anidan especímenes que no consiguen un voto, pero son capaces de granjearse posicionamientos dirigenciales y, si gana el partido, consiguen los mejores cargos públicos.

Salen en todas las fotos. En todas las mesas de honor tienen una silla, en todas las tarimas sobresalen como cocuyos y, lo más importante: son cómplices de todas las trapisondas y brindan en cada ocasión con su eterna copa de saliva.

Son mentirosos por antonomasia y al parecer son imprescindibles en las cortesanías de los "dirigentes".

Algunos son tan creídos que hasta llegan a convertirse en "reprochadores" de todo el que disienta o se atreva a referirse sin complacencia al partido. Pero son huecos, insulsos, inodoros, incoloros e insípidos. 

De horizontes cortos, solo dominan algunas frases y son diestros asintiendo con la cabeza a todo lo que diga el de arriba. 

Esos especímenes que no consiguen un voto, generalmente cojen cuerda y se van de boca ante cualquier asomo de ataque a sus intereses, que no son otros que la sombra de las alas de los jefes, que por lo general, también son eunucos cerebrales que no saben justificar su existencia si no tienen a su alrededor a estas polillas lame zuelas, desgraciadamente presentes en todos los partidos populistas.

Lo malo de este comentario, es que ninguno de esos sopla gaitas nos va a contestar, porque no tienen con qué y, si lo hacen, será una lluvia de insultos y acusaciones.

Esperemos...

Por: Angel Artiles Diaz
Con la tecnología de Blogger.