La sala capitular perdio su autoridad, función normativa y fiscalizadora, cuando le daba todos los poderes para solucionar el verterdo a Walter Musa

No resulta nada extraño, que la mayoría de los periodistas y comunicadores de la comunidad, no hayan hecho una mínima reseña acerca de la entrevista, que realizo Nuria Piera, al alcalde Walter Musa. 

Esto viene al caso, a que dicha entrevista puso en evidencia unas series de problemas, que eran desconocidos por la ciudadanía y que de manea no transparente, el cabildo venía manejándolo, desde hace años sin brindar ningún tipo de transparencia. 

El año pasado, el alcalde Walter Musa, bajo la complicidad de la sala capitular, se hizo aprobar una resolución de esta entidad, en la que se la daba todos los poderes para solucionar el verterdo. 

La sala capitular perdia su autoridad con esta aprobación, ya que su función normativa y fiscalizadora, no la podía ejercer sobre el alcalde, ya que le daba todo el poder para decidir. 

Se trataba de una estratagema, en la que el síndico quedaba libre, para comprar los terrenos, que ameritaba el traslado del veredero, donde se encuentra o instalar un relleno sanitario en otro lugar. 

El resultado de esa negociación de compra se hizo a vaca muerta, para poder vender el terreno mucho más caro a la alcaldía y de manera individual beneficiarse de dicha compra, en detrimento de los recursos municipales. 

Esa decisión del alcalde ha encontrado la repulsa de la ciudadanía, el empresariado turístico y los propios moradores de Maggiolo y Cofresi, rechazando las pretensiones de instalar un llamado relleno sanitario, en un lugar, que no es viable por los danos, que le produciría al medio ambiente, a la ciudadanía y a los empresarios turísticos de Cofresis. 

El alcalde tendrás, que presentar los estudios de sostenibilidad ambiental del llamado proyecto de relleno sanitario, el tipo de relleno sanitario y la vida útil de este, para poder demostrar, que ese proyecto, es viable en dicho lugar. 

Los periodistas y comunicadores, no acaban de entender, que no se puede abandonante la profesionalidad por “platos de lentejas”, su mutismo y autocensura, frente a las declaraciones dadas, por el alcalde Water Musa, los hacen cómplices de todas las inconductas y del asco moral, que exhibe la alcaldía. 

Por: Juan Payero Brisso
Con la tecnología de Blogger.