Periodista o empleado del gobierno ???

Si buscamos, encontramos muchos códigos de ética acerca del ejercicio del periodismo.

Concentrémonos en cinco, porque más de ahí sería sobreabundar con criterios que se irían por la cuneta, debido a que nunca como ahora, se había envilecido tanto el ejercicio de esta profesión, que en otros tiempos, culminaba en el horizonte de la literatura con la publicación o de un compendio de artículos o de uno a varios ensayos o varios cuentos o novelas.

Ahora, desgraciadamente, la profesión de periodismo culmina con una abundante cuenta bancaria, un vehículo de lujo y una mansión. Veamos: 

1. Verdad y Precisión
Aunque es imposible que los periodistas garanticen la “verdad absoluta” acercarse lo más posible es un deber ineludible del periodismo, que se logra verificando y corroborando lo que decimos.

2. Independencia
Ayyy de los ayes del mundo !! En el plano ideal, el periodista debe ser independiente, y si no puede lograrlo debe preocuparse por ser objetivo y honesto.

3. La equidad y la imparcialidad
Es imposible ser equitativo, objetivo e imparcial, porque las historias narradas por los periodistas tienen como mínimo dos caras, lo que obliga éticamente al periodista a mantener siempre el vínculo entre texto y contexto y a ser equilibrado.

4. Humanidad
El periodismo debe ejercerse sin dañar a nada ni a nadie y eso se logra midiendo las consecuencias de lo que se va a informar o el tema sobre el que se va a opinar.

5. Responsabilidad
El periodista debe izar siempre al bandera del profesionalismo con responsabilidad, sin cortapisas, sin medias tintas, sin trapisondas, sin que el dios de los metales se enseñoree en nuestro altar opacando el deber de informar para formar y edificar una mejor sociedad.

(Los mercantilistas del periodismo no leerán estos pareceres, pero esa indiferencia no los exonera de culpa)

Un abrazo a la dignidad de los que se han mantenido incólumes ante la avalancha de corrupción que arropa el ejercicio del periodismo.
Con la tecnología de Blogger.