El centro histórico y la zona victoriana de la ciudad, necesitan la atención de la municipalidad y la Secretaria de Turismo.

Estos dos lugares son los más emblemáticos del centro de la ciudad, necesitamos mirarlos con detenimiento para poder saber, que podemos hacer con ellos, en término de perspectiva de ciudad. 

La nueva tendencia del turismo a nivel internacional, es la ciudad, donde los centros históricos, juegan un papel importante, como espacio de visitas, de recreación, de ocio y de contacto con la cultura local , expresada en la gastronomía, la artesanía y las actividades culturales. 

El centro histórico y la zona victoriana de la ciudad, se encuentran complemente descuidado, sin que la municipalidad y la Secretaria de Turismo, les presten la atención debida, es un patrimonio olvidado por estos sectores. 

El estado de descontento que existe en la ciudadanía, por el estado de abandono del centro histórico y la zona victoriana es tal, que muchas personas que visitan y recorren dichos lugares, detiene sus miradas con tristeza y enojo, frente a la desidia de las autoridades municipales. 

Hay que caminar con detenimiento por estos lugares, para poder conocer y recorrer sus calles, ver el deterioro de las casas victorianas, la suciedad de sus vías, el desorden del tránsito, la inseguridad ciudadana y la poca oferta cultural, que ofrecen. 

La plaza independencia, constituye un desorden mayúsculo, con su suelo lleno de heces fecales de palomas, su glorieta en completo deterioro, con una fuerte presencia de contaminación sónica y de personas con desórdenes mentales, amerita que a ese lugar se le preste la atención debida. 

El centro histórico vive en una completa soledad cultural, sus actividades comerciales, gastronómicas, y artesanales son muy reducidas, debido a que en dicho lugar no se han creados nuevas infraestructuras, que sirvan de atractivo para dicho lugar. 

Hay que hacer esfuerzo por curar el desinterés, que tienen nuestras autoridades locales, por un patrimonio arquitectónico e histórico de la ciudad, como es el centro histórico y la zona victoriana. 

Hay que salvar el centro histórico del abandono y de la desidia mostrada por nuestras autoridades, debemos unirnos todos los ciudadanos, para salvarlo, del estado de oscuridad en que se encuentra, haciendo de ese lugar, unos de los espacios más bello de nuestro patrimonio arquitectónico y cultural de la ciudad. 

El centro histórico, debe ser un orgullo más de nuestro pueblo y un gran atractivo, para compartir con quienes nos visitan y poder respirar junto, el aire perfumado del Atlántico 

Por: Juan Payero Brisso

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.