Estudio revela que dos de cada cinco mujeres han sido víctimas de la violencia

Esta encuesta consideró la prevalencia de violencia contra la mujer a la existencia de al menos un hecho de algún tipo de violencia, llamese violencia psicológica, física, sexual, económica y patrimonial.

La prevalencia de mujeres que han experimentado algún tipo de violencia es superior en la zona rural (71.9%) y y en la zona urbana 69.1%

La violencia perpetrada en el ámbito educativo es realizada por los compañeros o compañeras de estudios (75.8%), mientras que la violencia en el ámbito laboral es perpetrada por directivos, patrones o jefes de los lugares de trabajo (62.4%).

El 23.6% de las mujers de 15 años y más ha experimentado algún tipo de violencia psicológica en toda su vida en el ámbito público y 44.9 en el ámbito privado. 

44 de cada 100 mujeres han sido víctimas de alguna agresión sexual en al ámbito público y 20% en el ámbito privado.

La encuesta estandarizada revela que, de 4,083 mujeres con edades comprendidas entre los 15 y los 29 años, el 68,8% ha sufrido algún tipo de violencia a lo largo de sus vidas y en todos los extractos sociales, lo que impacta sus derechos, su salud y su economía, así como el bienestar social de su familia y su comunidad.

La Encuesta Experimental sobre la Situación de las Mujeres (ENESIM-2018), realizada por la Oficina Nacional de Estadística (ONE) con el apoyo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Ministerio de la Mujer, establece, además, que alrededor de dos de cada cinco mujeres han sido víctimas de la violencia en ese mismo rango de edad, lo que en términos porcentuales representa el 39.2%.

La investigación condiciona la prevalencia de violencia contra la mujer a la existencia de al menos un hecho de algún tipo de violencia, entre ellas, la psicológica, física, sexual, económica y patrimonial.

La violencia de parte de parejas y exparejas es de un 42%, siendo la región del Cibao la de mayor riesgo, con un 78.5%; seguido por la zona sur, con 69.8%. El este del país es el que reporta menos casos de todo tipo de violencia, con 49.3%.

El 94% de las mujeres no denuncian las violencias que sufren de parte de sus parejas, indicó la investigación.

Los resultados fueron presentados por Francisco Cáceres, director de Censo y Encuesta de la ONE, quien informó que la población estudiada comprende alrededor del 98.7% del total de habitantes del país, incluyendo las islas menores.

Informó que las mujeres entrevistadas formaron parte de 5,259 viviendas y que no hay diferencias estadísticas entre lo rural y lo urbano.

Las mujeres con edades entre los 15 y 29 son las más violentadas con un 67.3% de la muestra, mientras tanto, la tendencia a no denunciar la violencia es de un 76%.

En el ámbito laboral, el mayor riesgo a sufrir violencia proviene de los jefes y no se denuncia, porque se cree que no es importante, como tampoco lo hacen las que sufren violencia en las calles, las playas y áreas públicas, donde de acuerdo con los resultados de la encuesta, es de un 84.3%.

En cuanto al seno de las familias, un tercio de la población femenina es víctima de violencia en sus hogares y las madres son las más violentas.

De acuerdo con los hallazgos de la encuesta especializada, la mayor prevalencia de violencia a lo largo de la vida es para las mujeres de 15 a 29 años, tanto en el ámbito público, como en el privado; mientras que, en el ámbito social o comunitario, alrededor de dos de cada cinco mujeres de 15 años y más de edad han sido víctimas de violencia a lo largo de su vida, lo que en términos porcentuales representa el 39.2%.

Alexandra Izquierdo, directora nacional de la ONE, destacó la importancia del estudio al señalar: “La violencia contra la mujer atenta directamente contra el ejercicio de la ciudadanía, su salud física y emocional y la igualdad de oportunidades para ejercer sus derechos, participar en la vida pública, gozar de las libertades democráticas, y contribuir al desarrollo local y nacional”. 

La titular de la ONE dijo que es fundamental levantar encuestas directas a las mujeres en su hogar para tener una visión completa de esta problemática, debido a que, según la funcionaria, la falta de denuncias ha conducido a que los registros administrativos policiales y judiciales relacionados con estos delitos estén incompletos y desactualizados.

Miguel Coronado Hunter, representante del Grupo BID, manifestó que la violencia contra la mujer tiene un impacto significativo en la economía de la región al representar una pérdida entre el 1,6% y el 4% del Producto Interno Bruto. Agregó, que estas cifras muestran que no se trata de un tema privado, que deba permanecer detrás de las puertas de los hogares, sino por el contrario se trata de un problema salud y seguridad pública y de gobernanza, en general, con necesidad de ser atendido por los países.

“Es necesario invertir en mejorar la cantidad y la calidad de la información estadística sobre la violencia contra la mujer y del mismo modo invertir en encuestas de victimización y en mejorar el registro de las denuncias que los ciudadanos hacen ante las autoridades”, puntualizó Coronado. En este sentido, el funcionario del BID destacó el rol de la ONE, el Ministerio de la Mujer y del Ministerio Público, para lograr visibilizar, actuar y combatir la violencia contra la mujer.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.