Más de un millón de manifestantes reclamaron en Chile una gran reforma social

Más de un millón de personas coparon el viernes las calles de Chile, exigiendo reformas de un sistema económico que consideran desigual y coreando lemas contra el gobierno por afrontar con militares el peor estallido social en este país desde que recuperó la democracia en 1990.

La protesta estudiantil iniciada hace una semana contra el aumento del metro de Santiago derivó en una crisis social en Chile, con los manifestantes en las calles exigiendo un pedazo más grande de la prosperidad que hizo de este país un ejemplo de estabilidad democrática y económica en la convulsa América Latina.

"La multitudinaria, alegre y pacífica marcha hoy, donde los chilenos piden un Chile más justo y solidario, abre grandes caminos de futuro y esperanza", dijo Piñera en Twitter en referencia a la manifestación de Santiago, la más multitudinaria en décadas.

"Todos hemos escuchado el mensaje. Todos hemos cambiado", agregó en su primera reacción a una inédita manifestación.

De su lado la intendenta de la capital, Karla Rubilar, dijo que se "emocionó" con la masiva participación que tuvo la denominada "marcha más grande de Chile". "Aquí nadie se puede atribuir esta manifestación de más de un millón de personas en Santiago y en diferentes regiones" del país, recalcó Rubilar a los medios locales.

Fue una manifestación "transversal, sin ninguna distinción, es un mensaje claro para hacer un cambio en nuestro país", agregó Rubilar.

En la mañana camioneros y automovilistas congestionaron las rutas pidiendo una baja en las altas tarifas del sistema electrónico de peajes.

Tras siete días con el país semiparalizado, la bolsa se desplomó el lunes y luego ha seguido sin grandes alteraciones, al igual que el dólar que si bien registró una subida esta semana, cerró a un nivel similar al del mismo mes del año pasado

"Pedimos justicia, honestidad, ética en el gobierno, no es que queramos socialismo, comunismo; queremos menos empresas privadas, más Estado y las propuestas que hizo (Piñera esta semana) van a arruinar el presupuesto para subsidiar las empresas privadas", dijo a la AFP Francisco Anguitar, 38 años, empleado en desarrollo de inteligencia artificial.

- Ebullición popular sin líder -
Este estallido sin precedentes en Chile, el más grave en casi 30 años desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet

(1973-1990), representa un claro desafío para su reconocido modelo económico de mercado abierto.

En una semana han muerto 19 personas en violentos disturbios que dañaron seriamente la red del metro de la capital que moviliza unos 3 millones de personas a diario, y a los que siguieron enfrentamientos, saqueos e incendios en Santiago y otras ciudades.

Ante la multiplicación de denuncias sobre la acción de los militares, que están desplegados en las calles desde el sábado, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, anunció el envío de "una misión de verificación para examinar" la situación.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.