Por qué el buen periodismo no fue jamás tan importante como lo es ahora

Los recién estrenados años 20 no son desafortunadamente portadores de noticias demasiado halagüeñas y no parece que vayan a ser "alegres" en modo alguno. Así es el adusto pronóstico que el historiador y político alemán Günter Verheugen ha realizado hoy en el congreso Deutscher Medienkongress, que ha arrancado este jueves en Frankfurt.

El que fuera comisario europeo de Industria y Emprendimiento asegura que el Brexit, las relaciones crecientemente complejas de Europa con Estados Unidos, el cambio climático y las migraciones son los temas (ninguno de ellos baladí) que precisan ser solventados con mayor urgencia.

En cuanto al Brexit, Verheugen asegura que el cacareado divorcio de Reino Unido de la UE no ha sido en modo alguno un "hecho natural". Las críticas dirigidas por los británicos contra la Unión Europea estaban justificadas, pero el caos en que degeneraron las negociaciones fue perfectamente evitable.

Además, dice estar convencido de que las negociaciones para alcanzar un acuerdo de libre comercio con Reino Unido no concluirán probablemente hasta finales de 2020. Pensar lo contrario sería excesivamente naif, asegura.

El buen periodismo, vital para atisbar la verdad entre tanta desinformación 

Verheugen advierte, por otra parte, que muchas de las consecuencias del Brexit están hoy por hoy agazapadas en la penumbra y no saldrán a la luz hasta que haya pasado un tiempo. Así y todo, el excomisario europeo lo tiene meridianamente claro: "La consecuencias psicológicas y políticas del Brexit serán muy graves".

"Todo empieza con la creencia de que siempre será posible algún tipo de acuerdo y también con la asunción de que en solitario Reino Unido puede realmente ganar peso a nivel global", dice.

En su ponencia Verheugen ha tenido también palabras para los medios, a los que ha leído la cartilla y les ha espetado simultáneamente la siguiente y contundente frase: "El buen periodismo no ha sido nunca tan importante como lo es hoy en día".

El protagonismo del periodismo está abocado a pegar el estirón en una época convulsa donde los conflictos afloran con cada vez más frecuencia, los flujos migratorios crecen y el modelo occidental de democracia no se percibe ya como el mejor del mundo. "Ahí fuera hay demasiada desinformación y afirmaciones falsas. Ni yo mismo sé a menudo qué y a quién creer", concluye Verheugen.

Fuente: MarketingDirecto

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.