Puerto Plata necesita de un nuevo liderazgo turístico

Comienza un nuevo ciclo político, con la presencia de una crisis sanitaria y económica, que afectara de manera muy marcada a nuestro pueblo y una nueva política turística, que será un motor determinante para la recuperación del país.

El turismo ha sido uno de los sectores que más ha sufrido, reduciendo su actividad, en un 30% y con la incertidumbre, de no saber lo que viene después de la pandemia.

En su discurso de toma de posesión presidencial, el presidente Abinader ha anunciado la construcción de la carretera Ambar, un proyecto muy importante para el desarrollo del turismo.

Para empujar la nueva política turística, Puerto Plata, requiere de un joven y nuevo liderazgo, teniendo presente de que necesitamos más emprendedores con una visión de la nueva realidad, que se viene configurando, para poder aportar al desarrollo integral de la actividad turística y el verdadero proyecto de ciudad y provincia.

Puerto Plata, necesita de un relevo generacional joven, que contribuya a la formación del nuevo liderazgo turístico, con nueva mentalidad, honesto, con conocimiento de nuestra propia realidad y con una fuerte vocación de hacer de la gestión turística un importante espacio de transparencia y participación.

Actualmente tenemos en el sector turístico, un liderazgo con más de 20 años de gestión, dando vuelta alrededor del círculo, excluyente, carente de ideas frescas y transparentes y donde sus aportes al camino del crecimiento y el desarrollo ha sido lento y estancado, a causa de no trabajar apegado a proceso de planificación, ni a un plan estratégico de desarrollo.

La ciudad no puede continuar con ese liderazgo viejo a nivel turístico, donde 10 personas se vienen rotando desde hace 20 años, en las diversas instancias de decisiones, sin dar paso a otros, que tienen condiciones y conocimientos para aportar a las soluciones de los problemas, que atañen al sector.

Ese sistema de gestión y selección de personas para asumir responsabilidades, basado meramente en la identidad de grupo y la lealtad no puede continuar, son muchas personas en el sector turístico y social, que son excluidas u otras no deciden participar en los espacios de toma de decisiones y mejor prefieren seguir con un bajo perfil, que involucrarse, en la apuesta por Puerto Plata.

Para ese viejo liderazgo, que dirige los destinos del turismo en nuestra comunidad, ser transparente y participativo, constituye un peligro y una amenaza a sus intereses de grupo y a sus lealtades, donde todos sabemos que el crecimiento y desarrollo del turismo, tiene un retraso de más de 15 años y hoy no hemos podidos aprovechar a fondo las grandes oportunidades, que se han presentados, a causa de la mala visión, gestión y desempeño de ese viejo liderazgo.

La actividad turística no resulta diferente a otro tipo de negocio, lo que se necesita ahora es tener ideas frescas y avanzadas, frente a la nueva realidad de la crisis sanitaria y económica y recuperar los caminos perdidos, aprovechando las nuevas oportunidades, para enfrentar los nuevos retos, en la búsqueda de un desarrollo más sostenible, para nuestra provincia y ciudad.

Ese nuevo liderazgo hay que construirlo con un nuevo relevo generacional, lleno de determinación, energía y conocimiento, que apueste realmente por el proyecto de una ciudad sostenible, habitable, resiliente, saludable ambientalmente y viva culturalmente.

Ese nuevo liderazgo tiene que ser responsable, honesto, efectivo, incluyente, democrático, participativo e innovador, que realmente aporte al crecimiento y al desarrollo de la actividad turística, cultural, economica de nuestra provincia y al bienestar de la gente.

Por. Juan Payero Brisso.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.