Ahora que Llueve

Por: Ramiro Francisco 

Durante casi dos años, en toda esta zona de Puerto Plata con más preponderancia en los municipios del Oeste, se ha estado luchando contra una sequía extrema donde nuestros ríos muestran un estiaje de grandes proporciones y los ganaderos y dueños de fincas ven morir sus animales.

Pocas veces nos dicen personas mayores consultadas, habían experimentado esa situación en la que las autoridades gubernamentales han extendido su mano amiga con alimentos para el ganado, construcción de pozos y otras asistencias.

Ciertamente, fotografías sobre la situación imperante, que desgarran el alma. Animales flacos, desfallecientes y sin pasto.

El Río Bajabonico que nace en el Pico Diego de Ocampo, y tiene una longitud de cerca a 90 kilómetros hasta que se une al mar allá en la Bahía de La Isabela, luce cansado, viejo y desgastado.

Las granceras, camiones de dueños de ferreterías sacando material del río, han hecho mucho daño. Por igual corresponsales-comunicadores y dirigentes comunitarios con sus silencios ante esa desdichada situación. Todo se sabrá algún día.

Las mismas autoridades pasadas actuaron frente a esa situación de manera supuestamente muy permisiva.

El caso es, que si no hay lluvia, no hay agua en nuestros ríos. No hay pasto, la agricultura decrece. Escasean y encarecen los alimentos agrícolas.

Tal parece, que esa problemática la tendremos en lo adelante y que tenemos que aprender a vivir con esa dramática situación.

Reconozco, que eran otros tiempos. Pero en los gobiernos de Balaguer con sus luces y sombras, fueron muchas las presas construidas para almacenar agua.

Las presas de Tavera, Valdesia, Rincón, López-Angostura, Río Blanco, Monción, Chacuey, Bao, Sabaneta, Hatillo, Jiguey, Sabana Yegua y Aguacate entre otras, figuran como construidas durante sus gobiernos. ¡Cuánto bien han proporcionado al país!

Desconozco si en algún lugar del recorrido del Río Bajabonico, se pueda construir un embalse o presa pequeña para almacenar agua poca o mucha, antes de desembocar al mar.

Ahora que tenemos muchos hijos de Puerto Plata en el mismo Palacio Nacional y cercanos al Presidente.

Se puede intentar, ¿Qué se pierde? Ahora que llueve.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.