Evitar una Crisis Multidimensional, Reto de los actuales Administradores del Estado y la Sociedad

Por: Roque J. de León B.

Hace mucho tiempo existe en nuestro país una corriente dirigida desde la administración del Estado que busca que sólo se difunda a la sociedad hechos y acciones positivos, y en parte lo han logrado, pero es innegable e inocultable que hemos ido postergando las soluciones a crisis muy visibles mientras pasamos a otras. 

Aunque nuestro país quizás no sea un parámetro para definir una "Crisis Multidimensional" ya que esta contiene variables que afectan las sociedades de forma global como son falta de: institucionalidad, transparencia, moral, buenos valores, cuidado al medio ambiente, justa distribución de las riquezas e incremento de la producción en proporción al crecimiento demográfico (crisis económica), entre otras; al analizar a República Dominicana encontramos estas en plena efervescencia.

Cuando nuestras instituciones dejen de ser intervenidas para hacerlas funcionar al gusto de los manipuladores desde el poder; tendremos una sociedad transparente donde la moral sea el norte para poner en práctica los buenos valores y que estos sean empleados como forma de concienciar a los ciudadanos sobre la importancia de la preservación del medio ambiente para desarrollar un hábitat amigable, donde de manera natural florezca y crezca la economía; y que al hacer justa distribución de ese crecimiento garanticemos una sociedad más equilibrada para las futuras generaciones, libre de tantos desastres naturales, tráfico de influencia y conflictos sociales.

Ese tipo de socidad es garantista de que los recursos que recibe el Estado a través de los impuestos que les pagamos sean bien invertidos y traducidos en bienestar para la ciudadanía; donde asistir al sector privado en busqueda de recibir un servicio fundamental sea una elección, no una obligación y/o una necesidad como ocurre en la actualidad.

También asegura que el marco jurídico y la aplicación de justicia nos hagan ciudadanos comprometidos y transparentes en nuestro accionar, o de lo contrario nos enfrenta a un régimen de consecuencias a la par con nuestros comportamientos.

Bajo un sistema de esa naturaleza es responsabilidad del Estado y sus Instituciones hacer causa común con la Sociedad Civil y el Empresariado de nuestro país para desarrollar un modelo de administración pública capaz de detectar a tiempo los depredadores del erario público; que sólo le interesa apropiarse de los bienes del pueblo y se olvidan del bienestar común.

Es parte de su misión ayudar a adecentar la prensa y eliminar el amarillismo, que es parte del engranaje que al perder su objetivo social se convierte en el eje esencial del entorno que incuba y desarrolla el embrión de donde germinan las Crisis Multidimensionales; que aunque perjudican al grueso de la humanidad, también benefician a una minoría de la misma.

Se hace indispensable desarrollar, sostener y mantener un sistema político y de partidos fuerte y confiable, capaz de eliminar las dudas, trampas y demás hechos aberrantes que desde hace muchos años arrastra nuestro débil sistema electorero. 

A la vez, debemos lograr que un partido político o grupo de hombres y mujeres disfrazados de representantes del pueblo duren más de ocho años en la administración del Estado; para evitar que hagan de éste como hasta ahora, su empresa particular.

Nuestra Crisis Multidimensional se origina en la desconfianza que genera la falta de honestidad, transparencia y compromiso reflejada en nuestras instituciones dirigidas por los funcionarios públicos electos o nombrados, en el sentir de la población.

Si los actores activos de los sistemas: social, político y económico de nuestro país no detienen los factores que dan origen a un conjunto de crisis en serie que nos afectan, encabezadas por el descrédito permanente de ellos mismo y la del momento que es la de Salud Pública además de las que ya hemos mencionado; sin lugar a dudas que estamos incubando una sociedad insostenible en el corto plazo. Eso como pueblo no podemos permitirlo!!

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.