Críticos Irritados e Irritantes!!!

Por: Roque J. de León B.

Parte importante de nuestros habitantes por el apego al fanatismo irracional a determinados sentimientos y creencias ignoran la importancia de la criticidad para generar resultados positivos en beneficio del colectivo; muchos criticamos cuando estamos sobre irritados y otros, con sus críticas absurdas provocan irritación.

Aportar ideas críticas que arrojen luz para la solución de las problemáticas sociales, económicas y políticas que nos afectan por igual, tiene que ser una constante en quienes sentimos ser ciudadanos.

El primer ejemplo de criticidad lo recibimos de Jesús de Nazaret en su andar por la tierra cuando con su accionar puso en evidencia y enfrentó el abuso e hipocresía de los Escribas, Saduceos y Fariseos; hoy representados por algunos estamentos influyentes y de poder.

La historia nos muestra que cada paso de avance marcado en la sociedad ha requerido del aporte crítico de la parte más progresista y comprometida de la humanidad, aún haciendo grandes sacrifios, incluidos los Mártires.

Corresponde a nuestra generación asumir el reto de apartarnos de las pasiones personales y de grupos, para con firmeza y de forma consciente asumir posturas críticas que nos conduzcan a la solución colectiva de las carencias que arrastramos desde hace mucho tiempo, hasta la fecha incluidas además de las materiales, un real y convincente marco jurídico desarrollado de forma responsable e íntegra.

Es vergonzoso conocer que muchos casos penales se diluyen bajo las excusas de que el Código Penal es obsoleto, mientras un proyecto para su modificación tiene dieciocho años dando vueltas entre el Congreso Nacional y el Poder Ejecutivo; dejando el sello de la dilatada irresponsabilidad del liderazgo político nacional.

De igual manera es humillante el pobre aporte que hacen al país los diputados y senadores como compensación por la cantidad de recursos, beneficios y privilegios que se autoasignan del Presupuesto Nacional.

También es criticable, que en la República Dominicana con la gran cantidad de bachilleres, profesionales y sub-especializados que se reciben cada año, muchos de ellos subvencionados por las instituciones públicas, los Poderes del Estado puedan dilapidar con tanta facilidad una incalculable cantidad de recursos propiedad del pueblo sin presentar los resultados que se plantean y que ni siquiera a las personas en las que el país hece cuantiosas inversiones para su "formación y desarrollo", eso les llame a cuestionar y cuestionarse.

Es irritable el hecho de que contamos con una proliferación de programas de paneles en la radio y televisión, donde lejos de aportar ideas que enriquezcan el debate sobre los temas nacionales, como "Las Tres Causales del Aborto", muchos tienen como misión proclamar, proyectar y defender intereses personales y de grupos.

Las personas que realmente profesamos el sentimiento de compromiso colectivo, tenemos el deber de aportar para que dejemos de ser habitantes y hacer la transición a verdaderos ciudadanos.

Una Nación donde no se generan ideas reflexivas y críticas en el tiempo ideal, está condenada a la permanente manipulación de los que hacen de la ignorancia su modo de vida y la fuente de su "permanente progreso".

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.