Hay una conexión histórica entre la Revolución de 1965 y la fundación del Partido de la Liberación Dominicana firma Euclides Gutiérrez Félix.

Euclides Gutiérrez Félix, combatiente en la Revolución de Abril de 1965 y miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), proclamó que existe una raíz histórica que une a esa organización política con la gesta del que este 24 de abril se conmemora 56 años.

El dirigente político hizo la afirmación durante un acto celebrado la mañana de este sábado en los jardines frontales de la sede morada y amarilla y que reseña su Secretaría de Comunicaciones.

“Este episodio, compañeros, es realmente la raíz original del Partido de la Liberación Dominicana”, enfatizó Gutiérrez Félix al calificarlo como acto de valentía del pueblo dominicano.

Definió asimismo al profesor Juan Bosch, quien personificó la causa de la revuelta civil que devino en guerra patria, como “el gran maestro político dominicano y de América”; proyectándolo más allá del área geográfica señalada.

Sostuvo que físicamente Bosch murió veinte años atrás pero que sigue vivo en la memoria y como estandarte de quienes forman parte del Partido de la Liberación Dominicana.

“El levantamiento militar de 1965 constituye el episodio político y militar más importante del siglo XX en la historia de la República Dominicana”, dijo Gutiérrez Félix al leer las notas extraídas de sus publicaciones y que compartió con los presente en el acto de conmemoración de la Revolución de Abril y ofrenda floral ante el busto de Bosch.

El político e historiador esbozó el proceso histórico en que se enmarcó la gesta cívico militar de abril del 1965, enfatizando en los antecedentes del arrollador triunfo presidencial de Juan Bosch posterior al cese de la dictadura trujillista y el golpe de estado que lo derrocó a los siete meses de juramentado.

Por igual mencionó por sus nombres a los doce oficiales fundadores del Movimiento Militar Constitucionalista, y a los que se adhirieron al mismo, destacando de los últimos emergió la figura determinante del denominado “Coronel de Abril”, Francisco Alberto Caamaño Deñó.

“La conspiración contra el gobierno de facto, ilegítimo, corrupto y entreguista, estaba bajo la dirección del profesor Juan Bosch, que estaba exiliado en Puerto Rico y quien solicitó al Secretario de Asuntos Profesionales del Comité Central del PRD, ingeniero Enriquillo del Rosario Ceballos, que hiciera gestiones para que jóvenes profesionales universitarios del Movimiento Revolucionario 14 de Junio o que no estuvieran compromisos políticos, se incorporarán, en la más absoluta discreción, en apoyo a la consigna de “Regreso al Poder sin Elecciones””, abundó el historiador y miembro de la dirección política peledeísta.

Dijo que como lo expresó previo a sus palabras el secretario general Charles Mariotti, a él le embargaba un profundo sentimiento recordar la fecha del 24 de abril.

Rememoró que en Ciudad Nueva operaron 24 comandos bajo control de los constitucionalistas, y que se extendía desde la calle Pasteur en Gascue hasta la margen occidental del río Ozama; criticando que posteriormente resultaron muchos oportunistas proclamándose comandantes de dicha gesta.

“El inspirador de ese hecho que conmovió el mundo entero, la mayoría de ustedes no habían nacido, y en América hubo contradicciones increíbles”, dijo Euclides al referir la anécdota de cómo recibieron los militares venezolanos, siendo presidente Rómulo Betancourt, al embajador itinerante de los Estados Unidos de Norteamérica que acudió en busca de apoyo para la invasión que se produciría días después.

Narró que referido por el presidente Betancourt dicho diplomático se entrevistó con el ministro de defensa venezolano descendiente de independentistas de ese país, apellidado Briceño, éste le expresó llevar al presidente Lindón B. Jhonson el mensaje de que los soldados venezolanos salen de sus fronteras para llevar la libertad y la democracia a otros pueblos de América.

Calificó de extraordinaria la solidaridad del entonces comandante de la Revolución Cubana, Fidel Castro, quien tras la gesta del 1965 bautizó a los dominicanos como “pueblo legendario, veterano de la historia, David del Caribe.”

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.