Los Excesos Dañan

Por Roque J. de León B.

En las sociedades donde la planificación es parte de la improvisación, cada día los ciudadanos recibimos los golpes y pagamos las consecuencias de los excesos que nos llegan de todas las direcciones incluidos los provocados por la inseguridad ciudadana.

En nuestro país ese mal provocado por la delincuencia que desde hace muchos años crece de forma exponencial sin que se le establezca un "pare" afecta por igual a las familias dominicanas, incluidas las de los policías; la mejor muestra de esto es el homicidio perpetrado recientemente contra la pareja de los jóvenes esposos en Villa Altagracia.

Este caso fue evidenciado y ha recibido tanta difusión mediática por: el origen cristiano de las personas que envuelve como víctimas, dificultades de colocar armas en la escena del crimen, estrellar los vehículos además de los testigos existentes. Pero debemos cuestionar cuántos casos parecidos o iguales han pasado desapercibidos?

Siento que los diferentes medios en la forma como han enfocado este caso, olvidan el pánico que provoca en los agentes conscientes del riesgo a que se exponen ante el desarrollo de las sofisticadas técnicas, nivel de las armas y en parte, la gran colaboración y complicidad con las que cuentan los grupos de la delincuencia organizada versus la desprotección, carencia de equipos e inseguridad con que ellos tienen que enfrentarlos.

Lamentamos en lo que vale y en su justa dimensión la pérdida de dos vidas valiosas a la vez que nos solidarizamos con todos los dolientes, pero también debo señalar que ante acontecimientos como estos no podemos olvidar que los policías también tienen familia que no participan de sus malas acciones y que además tienen sentimientos.

Estos hechos no se resuelven con indignación en el momento en que ocurren, cambiando el Jefe o Directores Regionales del cuerpo policial sino con la regia determinación de integrar las estructuras técnicas y profesionales necesarias para que valiéndose de los métodos científicos adecuados, evalúen y determinen los perfiles requeridos para formar parte de los cuerpos castrenses y represivos, a la vez, compararlos con los ya existentes.

Esa evaluación además de sugerir el estado: académico, educación familiar, estabilidad en la salud emocional y mental, valores positivos y adaptación a los diferentes tipos de presiones; tiene que asegurar un digno nivel de vida para militares, policías y sus dependientes.

Cuando eso suceda ya no será necesario publicar espacios pagados en los medios de comunicación, buscando el favor de quienes quieran ingresar a tan delicados organismos del Estado.

Abrigo la esperanza de que esta tragedia motive a los responsables de la administración pública a iniciar un verdadero esfuerzo por organizar, tecnificar, equipar y dignificar los Cuerpos Armados y la Policía Nacional.

El lenguaje del pueblo nos proporciona metáforas importantes y una muy popular es "el mal se arranca de raíz", cuando se lo aplicamos a los cuerpos castrenses y policiales tenemos que buscar el por qué tantos profesionales y miembros de familias adineradas les gusta que los hagan oficiales; ó simplemente encontrar las razones por las que personas con sueldos de miseria exhiben cantidades exorbitantes de bienes materiales.

Cuando hagamos eso, ya no sentiremos indignación por los diferentes excesos que a diario se repiten y que se han hecho normales en República Dominicana e iniciaremos, una real depuración y reforma integral de nuestra sociedad incluidos los estamentos que tienen el deber de garantizar la Seguridad Ciudadana y Nacional.

A los Periodistas en su día les felicito y como "responsables" del equilibrio entre Estado-Sociedad recordarles la gran misión que tienen sobre sus hombros, que deben vivirla y ejercerla de forma concienciada con base firme en la investigación, siendo entes imparciales y de moderación en este delicado momento que vivimos; así como lo dice Aram Aharonian en su libro titulado "Vernos con nuestros propios ojos", Apuntes sobre Comunicación y Democracia.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.