Responsabilidad Ciudadana en la Preservación de la Vida.

Por: Roque J de León B.

En este artículo me referiré a un tipo de defensa de la vida diferente al que ha estacando la modernización del Código Penal Dominicano por más de 18 años; hablaré de la muerte por causas tan simples como el consumo de distintas sustancias falsificadas como la que en nuestro país a conveniencia le llaman "alcohol adulterado".

Lo mismo sucede hace mucho tiempo en el área farmacéutica donde no sólo se contrabandea con medicamentos que por el trato recibido en su manejo dejan de ser aptos para el consumo humano, a eso hay que sumarle las falsificaciones comprobadas, justificadas y apoyadas en su comercialización por instituciones del Estado en Gobiernos recientes.

En países como el nuestro donde los administradores de los bienes públicos no son capaces de garantizar la seguridad a la población, incluidas las de la salud y la vida, los cuidadanos y habitantes tenemos que asumir la responsabilidad por preservar las misma; máxime cuando la última es el mejor regalo que hemos recibido.

Es irracional y un acto de extrema irresponsabilidad que un ser humano conociendo que se está condenando a muerte al consumir productos adulterados como son las  bebidas alcohólicas nombradas: Capicúa, Triculí, Clerén o cualquier otra y que luego los familiares y allegados al igual que algunos políticos buscando ser graciosos culpen a cualquiera menos a los que se provocan su propia desgracia y los que con su silencio se hacen cómplices.

Lo mismo pasa con los medicamentos falsificados y contrabandeados, las autoridades se hacen de la vista gorda y en ocasiones han tenido como sus suplidores a los que cometen esos delitos de lesa humanidad haciéndose sus aliados.

Pero lo condenable es que parte importante de la población conoce los lugares donde se comercializan esos productos y los consumen regularmente por los bajos precios a que son ofertados, la opinión pública no se da por enterada.

Al analizar el vídeo conferencia "La Investigación Periodística" del Gurú en el área el colombiano Gerardo Reyes, que me facilitó una persona más que mi amiga, confirmé la certeza de que los periodistas, comunicadores, espacios y medios de comunicación que hacemos opinión tenemos la responsabilidad de ilustrar y guiar la sociedad en casos como estos; cosa que muchos no cumplen por los múltiples intereses que tienen bajo su protección.

Los instrumentos antes citados conjuntamente con los de educación son los que tienen que influir de forma positiva en la búsqueda de la concienciación de la sociedad para frenar las acciones que nos dañan a todos.

Es responsabilidad de cada uno de nosotros contribuir con las autoridades para que se mantenga la sana convivencia colectiva y con nuestros aportes y denuncias ayudemos a preservar las vidas a tantas personas inconscientes que descocen su valor.

Nuestro Sistema Educativo tiene que ser enfocado hacia el desarrollo humano-social de nuestros ciudadanos y habitantes para crear la confianza en un modelo de vida racional, consciente, tranquilo y seguro. Si queremos hijos educados para garantizar una sociedad más equilibrada necesitamos padres bien formados.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.