Fundación del Club Cultural y Deportivo Gregorio Luperón

Por: Juan Playero Brisso

La idea de formar un club en la barriada, surgió de diferentes fuentes, muchas personas y jóvenes tenían la idea de formar un club, pero quienes más tenían la idea corporizada, era Hipólito Castillo y Manuel Gilbert, quienes tenían un nivel educativo muy por encima de los demás jóvenes del barrio.

Esto viene a cuento y es importante que se comprenda el hecho, que Hipólito Castillo, tenía una escuelita en la cocina de su casa, donde se impartía las enseñanzas de matemáticas, gramática, mecanografía e inglés, siendo su profesor Hipólito.

A esa escuelita asistían Manuel Gilbert, (quien era uno, de los más aventajados), Manolo Ramos Cabrera, Rafael Antonio García, (Melé), Juan Santiago Wells (Papi), José Oscar Wells, Cristino Peña, José García, Teresa García, Pedro Batista Vargas, Luz García, Juan Ventura, la mayoría habían abandonados la escuela. Es desde esa pequeña escuela, que se comienza a motorizar con mayor fuerza la idea de fundar un club, en el barrio.

La idea de formar el Club Gregorio Luperón, se convirtió en una necesidad imperiosa para el barrio y la misma resulto convergente con otros sectores, que mantenían esa idea, como fue el caso de los miembros de Línea Roja del barrio, que empujaron con mayor fuerza dicha idea, por la fuerza política, que representaba, también fue animada por los miembros del MPD y personas independientes, que no tenían ningún compromiso con partidos de izquierdas.

Esta situación, fue lo que permitió producir una convocatoria para una pre-asamblea pre-fundacional del club, por del comité gestor, que se había creado para cumplir con dicho propósito.

Una semana antes, del de 12 de abril del 1968, (fecha de fundación del Club Gregorio Luperón), se había convocado una asamblea pre-preparatoria, encabezada por un comité organizador, (Manuel e Hipólito, deben saber quiénes los componían), para discutir la propuesta de principios del Club, estatutos y los perfiles de los futuros dirigentes.

Para ese evento, el comité del barrio de Línea Roja, se reunió con el orientador del partido, el cuadro político Germinal Muñoz, (El Español), en el patio de la casa de Hipólito Castillo.

En esa reunión se produjo la unidad de criterios de todos los miembros de Línea Roja, en el barrio, desde la familia hasta los miembros del partido, que participarian en los trabajos para formar el club.

Se determinó participar de manera unitaria, para que fuera un éxito dicho evento, en la marcha por proporcionarle a la barriada, un club deportivo, se determinó que los voceros del partido serian: Hipólito Castillo y Manolo Cabrera.-

Además, se nombró una comisión para la elaboración de los estatutos del Club, compuesta por: Hipólito Castillo, Juan Payero y Germinal Muñoz y los posibles miembros, que tuvieran las condiciones para participar en la directiva.

Cuando se va a la Asamblea pre-asamblearia, que se celebró un sábado en la noche, en la iglesia Episcopal, que estaba dirigida por, el padre Portes situada del barrio, desde el inicio de la asamblea, surgieron las contradicciones entre los miembros de Línea Roja y el MPD.

En esa asamblea las contradicciones se manifestaron, alrededor de la línea política cultural y deportiva, acerca de los estatutos y quienes iban a ocupar la dirección de dicho club.

Las discusiones fueron muy acaloradas, entre los representantes de Línea Roja (Hipólito y Manolo) y los seguidores del MPD, representados por Aníbal, Luis y Ana Julia Núñez.

Esas discusiones produjo una situación de incertidumbre, en algunos de los miembros de la asamblea, pues tenían las creencias de que no iba a ser posible fundar el club, entre esas personas, se encontraban: Sixto Bonilla, Estanilaos Almonte y otros, quienes manifestaron sus dudas.

En dicha asamblea, Manuel Gilbert y Juan Ventura, guardaron distancia en las discusiones y se mantuvieron prudentes hasta el final de dicho evento.

El único punto de acuerdo, entre la parte, fue que se realizara la asamblea general para constituir, el Club Deportivo Cultural Gregorio Luperón, eligiéndose la fecha de realización para el 12 de abril del 1968.

A partir de la fecha, establecida para la fundación del club, se produjo un ambiente de entusiasmo y de discusión entre los jóvenes de la barriada, sobre los ocurridos y decididos.

El comité de Línea Roja del barrio, se reunió, se presentó un informe de la pre-asamblea, se entregó un proyecto de estatuto, redactado por el Español y se discutió sobre los perfiles de los posibles miembros de la directiva, que iba a ser electa, en la asamblea fundacional del Club Gregorio Luperón.

Se avaló el informe presentado y la participación de los miembros de Línea Roja, en la pre-asamblea, se le hicieron algunas correcciones a los estatutos y de manera inicial, que se confeccionara una plancha unitaria, en la que participarían Hipólito y Manolo, en un gesto de desprendimiento del partido, se propuso que fuera Manuel Gilbert, quien encabezara la plancha y que participara en la misma, Juan Ventura, en esta última decisión no hubo consenso, debido a que Juan contaba con solo 15 años, para ese entonces.

Por qué se eligió a Manuel, como dirigente y no a Hipólito?

Porque desde la pre-asamblea, se vislumbraba una división entre los miembros de Línea Roja Y los del MPD, lo que provocaría un retardo en la fundación del club o no se produjera el consenso para que el club, fuese realmente un proyecto viable.

Le correspondía a Línea Roja, asumir una responsabilidad mayor, independiente de las contradicciones existentes, la barriada quería un club y debía cumplirse con ese anhelo y que la Asamblea General, convocada para el 12 de julio, debía ser exitosa.

En el comité barrial la discusión sobre el tema, de quien era que iba a encabezar la plancha, se centró entre Hipólito y Manuel.

La mayoría decidió, que fuese Manuel, quien la encabezara, pues tenía los méritos suficientes a igual que Hipólito.

La decisión fue táctica e inteligente, pues si elegíamos a Hipólito la asamblea del 12 de julio peligraría, debíamos evitar que eso ocurriera, pues la pre-asamblea había dado viso de división y teníamos que evitar, que eso ocurriera..

Manuel tenía sus méritos propios para ser presidente del Club, ya que era unos de sus mentores, junto a Hipólito.

Manuel Gilbert, no tenía el peso político, de un partido político, que le apoyara y que siguiera sus pasos, en una lucha como la que se venía desarrollando en el proyecto de formación del club, y además no se comportó hostil a Línea Roja, por lo que consideramos, que era el candidato, que ofrecía las mejores condiciones, para garantizar la unidad y la dirección del club.

En la decisión, estuvieron presentes elementos emocionales, en la que Manuel tenía una gran amistad y participaba en la escuelita de Hipólito y fueron los mentores de cumplir con el sueño, de que el club tuviera una barriada.

En cambio, Hipólito tenía mayor formación política, intelectual, mayor liderazgo, pero era más tímido, que Manuel, este era dinámico, inquieto intelectualmente y poseía una cualidad, el don de la elocuencia, que venía siendo aprendida y practicada, bajo la orientación de una escuela de correspondencia, en la que estaba inscripto para ser locutor.

A Juan Ventura se le eligió para ser miembro de la plancha, a pesar de su juventud, por inquieto, su deseo de estudiar, su dedicación a la lectura, en los estudios, por su amistad y participación en la escuelita de Hipólito, y no por ser seguidor de Línea Roja, que en realidad no era miembro ni simpatizante.

Llego la fecha de convocatoria de la Asamblea General, un 12 de Julio del 1968, un sábado, a las 7 pm., de la noche, en el local, de la Iglesia San Martin de Porres, prestado por el padre Portes.

La mayoría de los jóvenes del barrio se presentaron a la convocatoria de la Asamblea General, para dar origen al Club Gregorio Luperón

No recuerdo, quienes dirigían la Asamblea, pero Manuel, Hipólito o Juan Ventura, deben recordar quienes eran.

Se dio inicio a la Asamblea con la nota del himno nacional y la palabra de bienvenida, quien tampoco recuerdo, quien la dio.

La participación fue muy numerosa y conto la agenda con dos puntos: la presentación de los estatutos y la elección de la directiva.

En el primer punto, la discusión fue muy acalorada entre los miembros de Línea Roja y el MPD, acerca de los estatutos, los voceros de Línea Roja, presentaron un proyecto de estatuto, los cuales fueron aprobados, pues los seguidores del MPD, a pesar que fijaron posiciones, no fueron tan preparados y organizados, como sus contrarios.

En la discusión para elegir los componentes de la nueva directiva, participaron más de 80 o 90 jóvenes en las votaciones, miembros de la barriada, a excepción de Rafael Díaz Gómez (Chino) y Juan Payero Brisso, que vivian en el centro de la ciudad.

Se presentaron a los proponentes, Hipólito presento una plancha unitaria, encabezada por Manuel Gilbert, Secretario General, Hipólito López Castillo, Manolo, Secretario de Prensa y Propaganda, Alberto García Secretario de Organización, , Cándido González Guzmán, Secretario de Finanzas, , Estanilaos Almonte, Secretario de Deportes, Rafael Antonio García, (Melé), Secretario de Asuntos Sociales, Félix Antonio Ramos Cabrera, (Manolo), Secretario de Actas y Correspondencias, Cristino Peña y Juan Ventura, Primer y Segundo Vocales, respectivamente.

Como se observa en la composición de la directiva electa, la mayoría de los miembros, correspondía a miembros de la Línea Roja, personas independientes, que eran amigos de Hipólito o participaban en la escuelita, que este dirigía, Melé, que era miembro del MPD y Manuel, que era el garante del éxito y el triunfo de la plancha unitaria presentada por Línea Roja.

A todos estos miembros que fueron, electos en la Asamblea fundacional del Club, se les consideran fundadores.

Debemos tener presente, que todas las personas, que estuvieron en esa asamblea, son parte de la fundación, pues en el seno de la misma, se encontraban personas, que trabajaron mucho más que otros, que fueron electos.

Entre los participantes de la Asamblea Constitutiva el Club, que ejercieron sus derechos para elegir y ser elegidos, mediante el voto democrático y seleccionar a los mejores, a los mejores para que condujeran, el club, y otros, que se entregaron al club, después de fundado, se encuentran: Augusto Vásquez, Gerardo Núñez Martínez, Rafael Díaz Gómez (El Chino), Ángel Sixto Bonilla, Miguel Figueroa, Edelmira Silverio, Osvaldo Almonte Eusebio (fallecido), Virgilio Almonte, Pedro Ortega, Persio Bonilla, Ana Julia Núñez, Félix Emilio Gilbert (Papote), Manuel Vásquez (Tio), Antonio Banks Ray (Tony), Rafael Banks (Papote), Eddy Garden. Juan Santiago Wells (Papi, José Oscar Well, Víctor Ortega, Braulio José Alonzo (fallecido), Asunción Alonzo (fallecida), Juan Francisco Payero Brisso, Pablo Cabrera, Doris Cabrera, Flora del Carmen, Sononty Lee, Magalis Peña, Alberto Fuentes Núñez (Frank), Juan Antonio Grullon (Cabullita), Héctor Bienvenido Vásquez, Enrique Vásquez, Leoncio Vásquez, Rafael Medina, Matías Almonte del Carmen, Julio Antonio Ulloa Almonte (Bobo), Josu Arismendy Vásquez A (Meme), Anulfo Vásquez, Ramón Ramírez García y otros tantos. (Nota de Juan Ventura).

Muchos de esos jóvenes pasaron a formar fila en Línea Roja, entre ellos el más importante, fue el de Augusto Vásquez y Julio Antonio Ulloa Almonte, pero el orientador de Línea Roja, Germinal Muñoz, puso como condición para su ingreso al partido, que volvieran de nuevo a la escuela, que dejaran sus andanzas juveniles, que se dedicaran de lleno a trabajar por el Club y a la lucha política contra la dictadura de Balaguer.

Augusto Vásquez asumió con responsabilidad su compromiso y tomo su decisión de inscribirse, en la escuela nocturna, Ana Isabel Jiménez, donde se hizo bachiller y se convirtió en un líder del Club y de su barrida y luego, se inscribió en la Universidad Tecnológica de Santiago, graduándose de licenciado en Comunicación Social.

Julio Antonio Ulloa, no cumplió con el compromiso de volver a la escuela y continúo con sus andanzas, el partido siguió persuadiéndolo, pero de manera lamentable, varios años más tarde murió, atrapado por una enfermedad mortal.

Después de haberse constituido el Club Gregorio Luperón, se elaboró un plan de trabajo a nivel educativo, cultural y deportivo, que en otra oportunidad hablaremos sobre ese tema.

La formación del Club Gregorio Luperón, fue un hecho trascendente para la barriada de los Callejones y la ciudad.

Su ejemplo, sirvió de referencia para los jóvenes de la Playa Oeste, que tenían en mente constituir un club, que en su inicio solo practicaban el domino.

La Línea Roja, a través de su célula barrial del barrio los Callejones, nombro a Manolo Cabrera para realizar los trabajos de formación del Club de la Playa Oeste, se creó una célula del partido, compuesta por Lucho Martínez, Ramoncito Santana, Ismael Mama Jenga y otros, que no recuerdo, se le puso el nombre de Club Enriquillo, pero fue muy breve, cambiándose, el nombre por el de Francisco del Rosario Sánchez, pero esta es otra historia a contar.

Solo nos resta felicitar a todas las generaciones de la barriada, cuyo sacrificio no fue en vano por el futuro de los jóvenes de los Callejones, antes durante y después de la fecha de fundación del Club Gregorio Luperón, su vida continua aun haciendo historia deportiva y cultural, a pesar de los errores, que se han cometidos en su existencia, pero nadie está exento de errores, lo importante es seguir hacia adelante con la línea correcta.


Por: Juan Payero Brisso

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.