La decisión del gobierno de abocarse a un programa de tercera dosis es correcta, responsable y valiente

Por: Dr. José Natalio Redondo


Desde que identificamos la gravedad de la enfermedad del COVID-19, a principios del 2020, comenzamos a utilizar toda una batería de medicamentos redireccionados, mucho antes de llegar a conclusiones indiscutibles de su efectividad contra el novel virus en el uso humano.

En ese momento el mundo médico reaccionó creando múltiples "comités de expertos" para tomar decisiones terapéuticas de emergencia ante la grave situación de esta novedosa enfermedad; porque era absolutamente irracional y antiético no hacer nada mientras nuestra población enfermaba y moría.

Estamos ya a más de 18 meses de pandemia y debo decirles que todavía seguimos usándolos, bajo el concepto de tratamiento compasivo, en especial con aquellos medicamentos en los cuales conocemos su nivel de seguridad en los humanos. A casi nadie se le ocurre seguir con posiciones extremistas de continuar proponiendo que "no se le dé nada a los pacientes, hasta que estén con falta de aire". Máxime en los casos graves, donde aún hoy día no existe ese único medicamento milagroso que haya sido probado y aprobado por todos.

Casi todos los medicamentos usados se han aprobados para uso de emergencia, en espera de recibir los estudios definitorios, que, como es normal, tardarán varios meses más en llegar.

Con las vacunas está pasando lo mismo, siguen apareciendo los que exigen "pruebas de efectividad, con estudios que muestren resultados indiscutibles", aunque saben que esto se podrá producir después de varios años de intensas investigaciones; "... cuando probablemente no queden cabezas para los sombreros".

La realidad, del mundo real, es que necesitamos innovar aunque exista algún riesgo menor. Todo el mundo lo está haciendo así; aunque les duela y moleste a los investigadores extremistas, que hoy se sienten con el derecho exclusivo a trazar las pautas de las acciones sanitarias, al liderazgo político y social.

La decisión del gobierno de abocarse a un programa de tercera dosis ES CORRECTA, RESPONSABLE Y VALIENTE.

Yo me puse la tercera dosis en un esquema de efecto cruzado entre dos tipos de vacunas.

Dr. José Natalio Redondo

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.