¿Entiendes lo que lees?

Por: Ramiro Francisco

Cierto, que la estructura de la noticia no ha cambiado con el paso del tiempo. El Qué, Quién, Cómo, Cuándo, Dónde y Por qué, continúan siendo fundamentales en la noticia con todo y la brevedad que hoy se exige.

La comunicación digital es básica y se emplean menos caracteres en un párrafo, para dar a entender cualquier postulado.

Indiscutible, que las redes sociales han revolucionado el ejercicio del Periodismo y la Comunicación. Esa transición del llamado viejo periodismo hacia la comunicación digital, unos la asimilan al instante. A otros nos cuesta años.

Más ahora, donde se tiene la hermosa y gran oportunidad de opinar, dar a conocer nuestros puntos de vista, nuestras verdades sobre tal tema, hecho o situación.

Lo que no debemos olvidar es que, es nuestra verdad lo que decimos en defensa de. No ES la verdad nuestro punto de vista o visión. Otros tendrán sus propias verdades, que debemos aprender a respetar, así como deseamos nos respeten la nuestra.

En esta Era de la Rapidez incurrimos en muchos errores, por querer ripostar o responder defensivamente, cualquier comentario que leemos en las redes o en “nuestro muro”, sin antes habernos detenido a leerlo bien y comprenderlo.

Consideramos haberlo entendido, y respondemos airados “ante esa ofensa”, ante lo que “escribió ese tonto”, y respondemos con “tres o cuatro verdades nuestras”.

De esa manera incursionamos en Medicina y cualquiera de sus especialidades, Telemática, Hermenéutica, Tecnología del futuro, Ciberseguridad, Ciberperiodismo, Viajes Interestelares, Ingeniería de Puentes y Puertos, Ingeniería Naval y Espacial, Leyes y Reglamentaciones, Tránsito Vial, Seguridad Ciudadana, Espionaje, Diplomacia, Covid-19 y Vacunas, Geo Política, Incidencia de los Satélites y Basureros a cielo abiertos y cerrados por solo mencionar estas.

Creemos saberlo todo y nuestras “verdades” están por encima de las otras opiniones. Somos reacios o renuentes a aceptar equivocaciones, errores de interpretación, y “fallos del teclado”.

En esa obstinación, más cerrado que una bóveda de un banco, bloqueamos o borramos al amigo, al compadre al familiar, por el simple hecho de no estar de acuerdo en los planteamientos. Ellos con “sus verdades” y nosotros con las nuestras.

Un consejo de un viejo cascarrabias: Antes de contestar cualquier comentario, leerlo bien cuantas veces sea necesario. Recuerde, que una coma (,) puede variar el concepto de lo que se lee.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.