La Gatica de “María Ramos”

Por: Ramiro Francisco

En la vieja escuela de Periodismo, enseñaban a uno que si ocurre un hecho, ocurrió.

Ahora, la misión del periodista o quien pretenda serlo, es primero no negar lo sucedido y segundo, investigar los por qué.

Cuando por la razón que sea, se desconoce los por qué, el comunicador que se respeta, sigue, continúa sus investigaciones, consulta fuentes confiables y capacitadas para esas respuestas, hasta tener alguna conclusión y poder ofrecerla al público.

Todos creemos conocer, lo ocurrido anoche en esta ciudad de Puerto Plata. ¿Realmente, se estaba en busca de quienes resultaron apresados?

¿Tengo acaso pruebas de que uno de los apresados forma parte de la red? ¿Cuál es su responsabilidad? ¿Acaso lo sé? ¿Lo sabe usted? ¿Que estaba en el lugar y en el momento equivocado? ¡Quién sabe!

Tenemos amigos que en la mayoría de los casos, desconocemos su accionar. Los conocemos por las redes y al juntarnos vienen las fotos y vídeos, luego caen presos y comienzan a salir esas fotos…y el común de los mortales a juzgarnos e involucrarnos en sus acciones, tan solo por las imágenes publicadas.

No guardamos apariencias, y nos alegramos porque “cayó” fulano o mengana. Y comienzan los golpes sin tomar en cuenta a veces, sus hijos, sus hermanos, sus padres, esposo o esposa. Nos pasa a la gran mayoría.

Creemos no tener corruptos favoritos. Luché y voté contra la corrupción e impunidad. Favorezco y apoyo lo que hasta ahora hace el Gobierno para frenar la corrupción administrativa y que haya consecuencias a la violación de la Ley.

Sé del valor que tiene la Comunicación y del mal o buen uso de la misma, y cómo afecta o beneficia a la sociedad. Cada quién es responsable de esa arma o herramienta que tiene a mano.

Todo el que esté o estuvo involucrado en actos de corrupción, que pague sus consecuencias. Ahora, eso no provoca en mi, actos de burlas ni acciones de venganzas camuflajeadas de “artículos, noticias, editoriales, frases o reportajes” como la Gatica de María Ramos “tirando la piedra y escondiendo las manos”.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.