Grandes Pensadores y su Importancia en la Planificación de la Sociedad.

Por: Roque J. De León B.

Desde el siglo VII Antes de Cristo, en Grecia ya los pensadores proyectaban los hechos que luego generaban ideas mejoradas en el futuro; para el siglo XVII se hablaba de la historia de la filosofía y en el siglo XIX se asimiló esta como disciplina que reúne los razonamientos lógicos que bajo un método tratan de explicar las causas y fines de la verdad, la misma se originó en Grecia.

Ésta debió ser profesionalizada y mejorada ya que se incluyó como disciplina en todas las universidades de prestigio de la época.

A la filosofía como fruto del aporte de los Grandes Pensadores le cabe el privilegio de haber dado origen a las demás áreas de la ciencia como son:  Psicología, Sociología, Teología, Física, Ciencias Naturales,  Matemáticas, Lingüística, Jurídicas, Ingeniería, Medicina, Ingeniería Genética, Bioingeniería, Política, Economía,  Tecnología, Neurociencia, Bioingeniería, entre  otras tantas.

Cabe destacar grandes transformadores sociales, podemos mencionar: Tales de Mileto, Pitágoras, Sócrates, Platón, Aristóteles, San Agustín, Tomás de Aquino, René Descartes, Isaac Newton, John Locke, David Hume, Karl Marx, Jean-Paul Sartre, Byung-Chul Han, Stephen Hawking, Nicola Tesla y una larga lista más.

Estos grandes hombres de ciencia y humanistas han legado incalculables aportes en el avance de las sociedades de las diferentes latitudes del mundo, desde el descubrimiento de los agujeros negros, el impactante hecho de la llegada a la luna de Neil Amstrong, los resultados de combinar la genética con la Bioingeniería hasta la detección de posibilidades de vida en otras galaxias.

Es inexplicable que después de más de dos decenas de siglos de investigación y progreso de las ciencias, existan tantas brechas sociales y humanas en nuestros tiempos.

Esto debe llevarnos a reflexionar sobre el origen de la filosofía, de utilizar la proyección metódica de los hechos pasados para construir un promisorio futuro basado en la ética y la moral, donde las oportunidades ofrecidas por los resultados del progreso alcancen a todo el colectivo de igual manera, en relación al compromiso y esfuerzo individual.

Queda la responsabilidad en las manos y mentes  críticas de las sociedades, que tienen el poder soberano para lograr que las personas colocadas en posiciones de tomas de decisiones ejerzan con responsabilidad, para que con acciones bien pensadas y planificadas cubran en un tiempo razonable las deudas sociales históricas acumuladas. 

No podemos hablar de progreso o de crecimiento y desarrollo humano integral mientras una gran parte de la población viva en condiciones de pobreza, extrema pobreza y otros, en una asombrosa burbuja de ilusiones, mentiras y autoengaño.

Nuestras sociedades se consolidarán cuando estructuremos diversos grupos multidisciplinarios, sin influencias de los colores partidarios, para la creación e implementación de proyectos de investigación sostenibles que transformen y mejoren el nivel y calidad de vida de todos los ciudadanos, como lo hicieron los grandes pensadores contemporáneos y los de los siglos pasados.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.