Debilitar nuestra Reserva Isabel de Torres hace vulnerable a Puerto Plata!!

Por: Roque J. De Leon B.

En otras ocasiones he escrito acerca de nuestra Montaña Isabel de Torres por lo que en este primer párrafo me limitaré a señalar que es un Monumento Natural por las excepcionales condiciones que presenta en su composición y, es una Reserva Científica Nacional porque tiene una gran cantidad de especies, de la flora como de la fauna endémicas de ella.

Esas condiciones, más el reservorio de agua que representa así como la gran cantidad de cañadas, riachuelos y ríos que nacen en ella le hace merecedora del respeto que muchos de sus depredadores pretenden desconocer y faltarle.

Aunque ya era visible el daño que se venía cometiendo a todo lo largo y ancho de nuestra Reserva Científica y Monumento Natural Isabel de Torres, no fue hasta el 14 de febrero del año 2010, que la madre naturaleza se manifestó claramente para que despertáramos y entendiéramos que es responsabilidad de todos hacer el esfuerzo necesario para detener esa barbarie y reclamar de las autoridades de Medio Ambiente y Parques Nacionales que cumplan con su rol de protejer y preservar este importante activo de la humanidad, que por igual es propiedad de cada uno de los dominicanos.

Aquel catorce de febrero por primera vez, las aguas emanadas de nuestra montaña herida profundamente en su parte más sensible, hoy justamente contamos veintidos años, arrinconó a las personas con sus residencias y negocios en el entorno del sector Barrio INVI así como en las calles y avenidas circundantes; extensivo hacia toda la zona Oeste de nuestro municipio cabecera.

A pesar de que todos conocíamos de dónde brotaba el excesivo volumen de agua que convertía la actual Avenida Imbert Barrera en un mar incontenible, aún esperamos una respuesta convincente de las autoridades cómplices de aquel entonces y la acción responsable de las actuales.

No fue suficiente el esfuerzo hecho por el Dr. Joaquín Ricardo Balaguer Ricardo de convertir nuestra montaña en Zona Protegida desde el año 1966 y, quien sabiendo que había sido permisivo con personas de su entorno que de manera irresponsable se apropiaron de los terrenos donde está nuestro Monumento Natural y Reserva Científica Isabel de Torres, aún así obtuvieron títulos de propiedad.

Hoy, en pleno siglo XXI "urbanizadores"
Puertoplateños ignorando la ley y las resoluciones que convierten a Isabel de Torres en Área Protegida y, aprovechando los títulos de propiedad así como la irresponsabilidad de las autoridades designadas para proteger nuestra montaña han depredado más allá de la falda; nosotros como sociedad seguimos callados.

Hay diferentes maneras de ser copartícipes de ese crimen ecológico, unos porque esperan una oportunidad para cambiar de "estatus" porque "viven en Torre Alta, Las Caobas, Cerro Mar..." (a lo que tienen derecho); piensan que se es lo que debemos ser por el lugar donde residimos y no por lo que realmente nos permite ser, de igual manera, otros se hacen cómplices simplemente porque son "padres de familia" y parece que eso los convierte en merecedores de un pedazo de ese Monumento Natural que es Isabel de Torres.

Los demás nos hacemos cómplices por la indiferencia y el miedo a fijar posiciones porque queremos estar bien con Dios y con diablo y eso no es posible; si de verdad queremos salvar lo que aún nos queda de nuestra montaña tiene que salirnos el auténtico ciudadano que tenemos dentro y con responsabilidad asumir nuestro compromiso como una forma de emplazar a las autoridades que se han tornado indiferentes e indolentes.

Recuerdo que decía el Periodista Rafael Díaz Gómez (El Chino) en una entrevista que me hizo al inicio de este año en el programa Voz Libre del canal 10 Musavisión, que Él siempre me ha considerado "un comunitario" y tiene razón, porque me conoció a los 14 años siendo yo el vocero del club de mi barrio Cristo Rey (el aguerrido 12 de Octubre); y si en aquella época que era casi un pecado atreverse, hoy que cuento con 61.5 años de edad no tiene que ser diferente, aquí les dejo la muestra y ejemplo para echar la pelea.

De no accionar a tiempo la parte baja de nuestra ciudad cada vez será más vulnerable a las arriadas incontenibles procedentes de nuestra montaña en determinadas épocas del año.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.