El Cáncer visto desde tres dimensiones.

El Cáncer es definido por los entendidos y especialistas como un conjunto de patologías que tienen su origen en el desarrollo de células anormales o "malas" que se propagan sin control en cualquier área del organismo, éstas diferente a las normales que cíclicamente mueren se hacen resistentes y sobreviven; al multiplicarse forman las masas llamadas "tumores o neoplasias" los cuales al expandirse pueden destruir y sustituir a los tejidos normales.

Entre los cánceres más comunes podemos citar los de: mama, próstata, colon, pulmones, páncreas, leucemia, de la piel (Basalioma-Melanoma), entre otros.

Estas enfermedades en mi humilde óptica podemos verlas desde tres grandes dimensiones e impactos a saber: humano-emocional, psicológico-patológico e impacto real y económico.

Se nos ha hecho cultura que al momento de recibir un diagnóstico de cáncer, por falta de orientación y educación sobre salud, de forma automática lo relacionamos con la muerte; podemos notar de inmediato que aunque las personas no sientan ningún tipo de molestia y hayan asistido de manera rutinaria a su médico, la parte psicológica-emocional se conjuga haciendole sentirse morir por lo necesitan el calor humano de su entorno más cercano.

A esto debemos sumarle la realidad económica que enfrenta el paciente al observar que de entrada le indican no menos de veinticinco análisis y alrededor de nueve estudios de alto costo, ésto, según el grado de complejidad y avance de la enfermedad.

Bueno es señalar que un cáncer detectado a tiempo es igual a una enfermedad común; identificada la afección, se hacen los estudios de lugar para descartar que se haya extendido a otros órganos, confirmada su localización en un órgano específico, se procede al tratamiento de lugar.

Es impresionante la cantidad de personas que están padeciendo de esta patología sin importar sexo, raza, ni edad, pero más impactante es mirar cómo algunas asisten a su médico sin acompañantes, por lo regular madres solteras, a entregar estudios que en la mayoría de los casos dan como resultado un pronóstico de cáncer; ese es un momento de mucha angustia y miedo, si cabe el término.

Para esos casos debe existir en los centros asistenciales donde se trata esta afección, un departamento de apoyo emocional integrado por profesionales de la Conducta Humana y Salud Mental, que les brinden a este tipo de pacientes acompañamiento, orientación, apoyo y soporte emocional.

Ese departamento tiene que ser un canal para viabilizar a través de las áreas de Asistencia Social y Medicamentos de Alto Costo del Estado, un Seguro Senasa de cobertura al cien por ciento y en caso de necesitar tratamiento, quede cubierto para las personas y/o familias que por condición económica, lo requieran.

De todos es conocido que esa enfermedad si no es detectada a tiempo no sólo atormenta a las familias de ingresos bajos y medios por la parte afectiva-emocional sino en muchas ocasiones, por la parte de responsabilidad económica que arrastran consigo.

La patología del cáncer, por lo que implica desde su detección en pacientes sin conocimiento ni concienciados sobre los niveles, tratamientos, oportunidades de sobrevivir y riesgos de quedar mutilados o perder la vida, debe ser un asunto de responsabilidad de Estado para la tranquilidad de muchos.

Al concluir este artículo es mi responsabilidad observar a nuestras autoridades municipales, provinciales y a las que están en el interior del Palacio Nacional, que Puerto Plata necesita con urgencia un Centro Oncológico público bien equipado, dotado del personal apropiado, laboratorios para: análisis, estudios y terapias; como respuesta a la gran cantidad de pacientes que padecen esta condición en nuestro entorno y, en compensación al excelente trabajo que realiza nuestro Patronato Manos Unidas Contra el Cáncer.

Por: Roque De Leon Borbon

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.