Educación y concienciación sobre salud mental: Un tema que todos debemos interiorizar

Por: Roque J. de León B.

Las enfermedades mentales también llamadas trastornos constituyen una extensa variedad de patologías que afectan el estado de ánimo, el pensamiento y el comportamiento de los seres humanos; dentro de las más comunes podemos mencionar: la esquizofrenia, psicosis, depresión mayor, ansiedad, el trastorno bipolar, déficit de atención e hiperactividad, entre otras.

Aunque esta no es prevenible, sí existen síntomas por los que podemos identificarla a su inicio y que les permiten al paciente buscar la ayuda de un profesional de la conducta para su tratamiento a tiempo; puede ser a base de productos fármacos o con terapias.

De acuerdo a los entendidos podría ser originada por la tensión o estrés, de igual manera como resultado de haber sufrido abusos sobre todo durante la infancia; además de factores biológicos como desequilibrios químicos en el cerebro así como lesiones cerebrales traumáticas, también la exposición de una madre a algún virus o productos químicos durante el embarazo.

Se estima que de cada cinco personas al menos una ha sufrido en algún momento un trastorno mental o en su defecto cada ser humano ha vivido esta experiencia.

Las personas que padecen de trastornos mentales regularmente son discriminadas y aisladas por la sociedad, eso los induce a que poco a poco pierdan la memoria, el pensamiento y las ideas de igual manera, disminuyen su potencial físico, la relación con su familia, amigos, relacionados e instituciones, en definitiva pierde el contacto con su entorno y si no los auxilia un departamento de salud mental, inicia su camino hacia la muerte.

Ese deprimente estado de abandono a que son empujados los enfermos mentales hace que un alto porcentaje de nuestra población dé como un hecho, que asistir a un profesional de la conducta es para quienes sufren algún tipo de trastorno mental; nada tan errado como esta creencia.

Es necesario que desde el centro del núcleo familiar promovamos que el equilibrio en la Salud Mental nos ayuda a ser más productivos y útiles a la vez que mantiene en óptimo estado y en funcionamiento los demás órganos de nuestro cuerpo.

En la medida que seamos capaces de lograr eso, no tendremos que lamentar el hecho de que personas que han sido productivas de repente se convierten en pedigüeños y en una amenaza para su entorno.

Como en otras ocasiones he escrito, en nuestra ciudad hay un tipo de enfermos mentales que podemos evitarlo, son los ya famosos «piperos», éstos no son otra cosa más que las víctimas del consentido negocio de las drogas; además de enfermos mentales, es una especie de depredadores, pues se llevan todo lo que encuentran a su paso.

Sugiero que, con la colaboración y cooperación de la sociedad nuestras autoridades del Ministerio de Salud Pública deben iniciar un plan detección temprana en el área del tema en cuestión al igual que a través del Departamento de Salud Mental asumir el compromiso del tratamiento e instalación de un centro de rehabilitación para este segmento de la población; de seguro harán felices a muchas familias, que se lo agradecerán.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.