La sangre, su importancia y los donantes.

   Por: Roque J. de León B. (MAE)

La sangre es un líquido vital compuesto por: glóbulos rojos y blancos (los primeros portadores de la hemoglobina), plaquetas y plasma que en conjunto sostienen la vida de los seres vertebrados, conduciendo el óxigeno y nutrientes a los diferentes órganos, además de eliminar el monóxido de carbono también permite la correcta coagulación a la vez, los proteje de las infecciones y otras afecciones.

Sus funciones la hacen indispensable para la sobrevivencia de las especies que la requieren.

En el caso de los seres humanos que es el conglomerado de los vertebrados en el que concentraré este escrito debo observar, que con una correcta disciplina alimenticia así como rutinas apropiadas de ejercicios es suficiente para mantener un torrente sanguíneo que garantice una vida saludable, a menos que existan condiciones genéticas adversas.

Esta es una de las razones por las que debemos hacernos los chequeos médicos periódicamente y así detectar a tiempo cualquier deficiencia en nuestra composición y/ o circulación sanguínea que pueda afectar nuestro organismo.

Además esa correcta alimentación, al igual que el ejercitarnos con regularidad, nos aseguran que aún en casos de emergencias no sean necesarias las transfusiones que tan peligrosas se tornan por las tantas enfermedades que pueden transmitir.

Consciente estoy de que antes de colocar sangre extraña a una persona, el vital líquido es sometido a todos los análisis de lugar y en momentos críticos puede ser un retorno a la vida, respetando y manteniendo la distancia con las personas y grupos que están opuestos a esta práctica.

A pesar de esa inyección de vida, la sociedad debe trabajar para que entendamos que esta no puede depender de factores externos sino que es responsabilidad individual crear las condiciones para mantenerla.

Por ser la sangre un asunto de vida, contando desde año 2004, el 14 de junio es dedicado mundialmente a las personas que de manera humanitaria son donantes de esta y sus componentes.

Al resaltar la parte humanitaria de los donantes queda claro que aún en los momentos más difíciles hay individuos que hacen de la tragedia ajena, un comercio.

Esa es una de las poderosas razones por las que se desvanece el esfuerzo que hacen las instituciones benéficas que se dedican a captar donantes voluntarios para combatir el déficit en pintas de sangre, destinadas a salvar vidas.

Cifro mis esperanzas en que este 14 de junio, lejos de mirar y medir cuántos litros de sangre nos faltan para cubrir la demanda, los organismos de salud y del área de servicios sociales del Estado, se encaminen a desarrollar campañas de comunicación e información, que seduzcan a las familias a una alimentación sana, que les genere el flujo sanguíneo suficiente y con sus componentes en porcentajes adecuados para mantener sus órganos en buen estado y en perfecto funcionamiento.

Si logramos eso en automático debe disminuir la demanda del vital líquido a no ser por algún tipo de emergencia.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.