Inflación sigue golpeando a dominicanos y latinos en NY y NJ aumentando a más del 9% desde junio

La inflación que afecta a los Estados Unidos, sigue golpeando a los dominicanos y latinos en Nueva York y Nueva Jersey, disparándose a más de un 9% desde junio 2022, según estadísticas oficiales del Índice de Precios al Consumidor para Todos los Compradores Urbanos (CPI-U).

Los aumentos de precios debido a la inflación son los mayores desde octubre de 1992.

El IPC se basa en los precios de los alimentos, la ropa, la vivienda y los combustibles, las tarifas de transporte, los cargos por los servicios de médicos y dentistas, los medicamentos y los otros bienes y servicios que las personas compran para la vida cotidiana.

Mensualmente el IPC se verifica en 75 áreas urbanas de todo el país, en 6,000 unidades de viviendas y 22,000 establecimientos minoristas como tiendas departamentales, supermercados, hospitales, estaciones de servicio y otros tipos de tiendas y establecimientos de servicios.

Todos los impuestos directamente asociados con la compra y el uso de artículos se incluyen en el índice.

El índice general de los precios de todos los productos de consumo diario, combustibles, bienes y servicios, atención de salud, medicinas y otros, comenzaron a subir en un 1.4% desde el mes pasado continuando la escala alcista que hasta el momento mantiene a los más pobres “al garete” e impotentes.

Los efectos inflacionarios impactan los precios de la gasolina y la energía que subieron 39.2 por ciento mientras los de los alimentos subieron un 9.1 por ciento.

La Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos dijo esta semana que luego de un aumento del 0.5% en mayo, la inflación atacó a todos los productos situándose en el 9.1% en julio.

El comisionado regional William J. Sibley atribuyó el avance de junio a los precios más altos de la energía y otros artículos no alimentarios.

Los precios de los alimentos aumentaron un 0.3 por ciento en junio, tras un aumento del 0.7 por ciento en mayo, los alimentos fuera del hogar subieron un 0.8 por ciento, mientras que los precios de los alimentos en el hogar se mantuvieron planos.

Los precios más bajos que son los de las frutas, verduras, carnes, aves de corral, pescado y huevos, compensaron los aumentos entre las otras cuatro categorías de comestibles.

La inflación también impacta alimentos y bebidas, víveres, comida en casa, cereales y productos de panadería, carnes, aves, pescado y huevos, frutas y verduras, bebidas no alcohólicas y materiales para bebidas, comida fuera de casa, bebidas alcohólicas, viviendas, refugios, alquiler de residencia principal, alquiler equivalente de residencias por parte de los propietarios, alquiler equivalente de la residencia principal de los propietarios, combustibles y servicios públicos, energía doméstica, servicios energéticos, electricidad, servicio de gas de servicios públicos (canalizado), mobiliario y operaciones del hogar, atavío, transporte en general, transporte privado, vehículos nuevos, coches y camiones usados, gasolina (todos los tipos), gasolina, sin plomo regular, gasolina, sin plomo de grado medio y gasolina premium sin plomo.

Los comestibles con precios más altos de junio incluían helados y productos relacionados, pan, arroz, pasta, harina de maíz y tomates, dijo la agencia.

Para el año fiscal del que terminó en junio de 2022, los precios de los alimentos aumentaron un 9.1 por ciento. Los precios de los alimentos en el hogar aumentaron un 10.1 por ciento, y los precios de los alimentos fuera del hogar avanzaron un 7.5 por ciento.

El índice de energía aumentó un 4,1 por ciento en junio, tras un aumento del 8,5 por ciento en mayo, los de la gasolina subieron 6.3 por ciento en junio, la energía en los hogares un 2,3 por ciento, reflejando, en parte, aumentos de precios del 2,7 por ciento para la electricidad y del 4,3 por ciento para el gas natural.

Durante el año, los precios de la energía subieron un 39.2 por ciento, liderados por un salto del 60.2 por ciento en los precios de la gasolina. El cambio porcentual de 12 meses fue el mayor desde abril de 1980.

Los precios de la energía en los hogares aumentaron un 24,7 por ciento, con los del gas natural aumentando un 29.9 por ciento y los de la electricidad un 11.8 por ciento.

El índice para todos los artículos no alimentarios como la energía aumentó un 1.4 por ciento en junio.

Un aumento del 11.6 por ciento en los precios de los vehículos automotores nuevos y usados fue liderado por los precios más altos de los automóviles y camiones arrendados.

Los precios de los refugios aumentaron un 0.5 por ciento, y el alquiler residencial y el equivalente de los propietarios aumentaron cada uno un 0.5 por ciento. Los precios de la atención médica aumentaron un 1.9 por ciento.

A lo largo del año, el índice para todos los rubros menos alimentos y energía aumentó 4.1 por ciento. Los más altos fueron para los vehículos nuevos (16.4 por ciento) y automóviles y camiones usados (8.0 por ciento) que contribuyeron, en parte, a un aumento del 12.2 por ciento en los precios de los vehículos automotores nuevos y usados, explica el informe.

Los precios de las viviendas subieron un 2.1 por ciento.

Por Miguel Cruz Tejada

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.